viernes, 9 de octubre de 2015

Regala flores

Hace más de treinta años que guardo, en mi "cajita de tesoros", la postal que una preciosa joven me envió, después de un campamento de verano. Jamás la volví a ver, pero su presencia aún me acompaña.
En aquellos tiempos había jóvenes y adolescentes muy lindas, igual que ahora, los tiempos no han cambiado tanto. Pero aún se escribían cartas y postales a mano. Nunca tiré aquella postal porque algún hilo mágico la ancló a mi interior. La última vez que la encontré revisando mi "cajita" me di cuenta de que voy camino de conseguir lo que aquella joven me escribió.
"Derrama flores por dondequiera que vayas, porque ya no volverás a pasar por el mismo sitio", dice aquella añeja postal. Es ciertamente un lema atemporal porque la verdad y la belleza no caducan. Pero es un mensaje que, en nuestra actualidad, recobra urgencia y sentido.
"Derrama flores". No derrames odio, ni amargura, ni rencor, ni prisas desmesuradas, ni prepotencias, ni malos modos. No derrames gritos, no ejerzas abuso de poder, ni siembres culpabilidad, juicio o condena, que dejen sin aliento al que nunca reclamó tan cruel sinceridad.
No siembres maltrato al mundo, ni a sus habitantes, sea cual sea su raza o condición. Ni abuses de los recursos naturales, ni arrimes el hombro a las causas de muerte. Nunca abuses del pobre, ni le mengües lo poco que le queda. No maltrates de palabra ni de obra.
"Derrama flores" siempre, siempre. Siembra y regala flores a tu paso. Derrama actos de bondad sobre este mundo herido, regala la bondadosa obra de tus manos, colorea con tu mejor hacer, ejerce todas tus capacidades para que nada se pierda.
Di una palabra de aliento al que necesita consuelo, también al que necesita estímulo y comprensión. Y si necesita más de una palabra, regálale un discurso completo. Dale tu tiempo y atención. Y regala tu suave presencia al que no pide, ni necesita, palabras ni discursos. Bríndale tu gesto de cercanía y mírale con los ojos del corazón. Permanece firme con el que tiene que enfrentarse a la prepotencia de la injustica, uno más uno suman mucho más que dos.
El bien tiene mil formas y colores. Hay que ponerlos todos en práctica para que no se diluyan. En este mundo nuestro pronto habrá que reinventar nuevos quehaceres para suplir los que se pierden. Nombrar a la mayor urgencia "cuidadores de palabras" para que no caigan en extinción las más valiosas. He aquí algunas que ya son verdaderas flores exóticas: ternura, compasión, misericordia, esperanza, cordialidad, humildad, bondad, sabiduría, paciencia, sosiego, responsabilidad, respeto, alegría, bien común... ¡Es imprescindible mantenerlas en uso!
"Derrama flores", siembra lo que eres y lo que tienes para que fructifique y se propague. Y hazlo "por dondequiera que vayas". No solo en tu casa y con los tuyos, no solo con los que son de tu cuerda y están a tu favor.
Llena los caminos de tu vida de colores que perduren. En la cola del autobús, en el supermercado o en la puerta del colegio. Con los que te dan información o te la piden, con los que necesitan de tu buen hacer profesional. En el trabajo en el que desgranas tantas horas, en la Residencia de la mamá anciana, con ella y con sus compañeros de rosario o dominó. Pon tu mejor ser y hacer en todo lo que tocas para que tus pasos no pisen ni hieran al caminante, sino que planchen caminos.
Hay bien pocos momentos extraordinarios en una vida. Algunos nacimientos, algunas muertes, el inicio o la culminación de un proyecto profesional, alguna enfermedad superada… Apenas unos días en la vida de una persona que se enfrentará normalmente a miles de horas de rutina. Por eso es imprescindible entender a fondo el extraordinario milagro que es la cotidianidad. Vivir "vivo" es un milagro y lo es en cada momento de nuestra vida. Es necesario educar el corazón y los sentidos para no convertir lo cotidiano en anodino.
"Porque no volverás a pasar por el mismo sitio", como la corriente del huidizo río. ¡Lo sabemos! Cada momento es único e irrepetible. Cada instante vivido con una persona es señero y original. Mañana tendremos otros, también nuevos, nunca iguales. Hay que velar para que los instantes no se vayan vacíos. No podemos permitirnos bostezar a la vida, ni vegetar con encefalograma plano, por muchas guindillas con que queramos engañar al cuerpo.
La vida nos da cada día una nueva oportunidad de pasar el examen, e incluso nos permite utilizar "chuletas" para superarlo. Pero pasamos demasiado tiempo adormilados, distraídos, auto agredidos, perdidos, casi muertos, como artificiales autómatas. Es importantísimo aprender pronto a vivir de verdad porque nuestro tiempo es muy corto. Los humanos vivimos cargados con el "virus del reloj" que nos va matando imperceptiblemente. ¡Cómo nos duele -cuando nos damos cuenta- lo que dejamos a medio hacer, lo que no sembramos o no recogimos!
Hay momentos que jamás deberían pasarse de puntillas. El irrepetible tiempo del noviazgo, la educación de los hijos, el descubrimiento y progreso interior, la ancianidad de los padres con fecha cierta de caducidad, las enfermedades y los momentos de hospital. No se pueden dejar al viento el don de los amigos, las relaciones que te reavivan o confortan, las sorpresas inesperadas del recodo del camino... Todo eso conforma el álbum de fotos de nuestro corazón.
Por eso hay que vivirlos bien conscientes, asentados en nuestra roca interior, exprimiendo las enseñanzas que enriquecen nuestra experiencia. No podemos pasar como un tren, arrastrados y sin dejar huellas exteriores ni interiores. Hay que aprender a caminar la vida y beberla como el mejor de los vinos.
"Derrama flores por dondequiera que vayas, porque ya no volverás a pasar por el mismo sitio", dice la postal que me regaló aquella joven. Es curioso cómo, poco a poco, esa frase se ha ido convirtiendo en uno de los ejes de mi vida. Sin saberlo, aquella mujer casi niña me sigue regalando flores porque su mensaje -bien regado- creció en mi corazón. ¡Ojalá que ella, tú y yo, sigamos sembrando nuestro entorno de colores!.
Rosa Mª Martínez del Agua

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué significado tiene para ti la frase "Derrama flores por dondequiera que vayas, porque ya no volverás a pasar por el mismo sitio"?.
  • ¿Qué significados tiene para la autora de este artículo?, ¿qué podemos aprender de su reflexión?.
  • ¿Cómo sería tu relación con tu entorno si adoptaras en todo unas actitudes más positivas que las que hasta ahora has adoptado?, ¿en qué consistirían esas actitudes positivas?.
  • ¿A qué te comprometes hoy para hacer crecer en ti la positividad?, ¿qué vas a hacer en concreto?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada