martes, 5 de agosto de 2014

Ayuno

El ayuno consistente en tomar sólo agua o ayuno hídrico consiste en mantener al cuerpo bebiendo agua mientras el organismo se alimenta  de sus propias reservas.
En las  primeras horas del ayuno el cuerpo consume el azúcar (glucosa) en la sangre y la almacenada  en el hígado y los músculos. Posteriormente vive de transformar primero sus grasas y finalmente las proteínas. El organismo no deja de comer sino que hecha mano de los alimentos almacenados en sus propias células.
Solamente después de varias semanas el cuerpo consume todas las reservas y puede reaparecer la sensación de hambre, aunque a veces no aparece.
Contrariamente a la idea que tenemos, el ayuno es más fácil de llevar de lo que imaginamos pues la sensación de hambre física desaparece el 1º ó 2º día de ayuno. Incluso se acompaña de sensación de tener el estómago lleno. Solamente puede haber cierto recuerdo psicológico de la comida.
El ayuno no es nada nuevo en la sociedad humana, desde hace miles de años culturas tanto de oriente como de occidente tenían integrados diferentes períodos de ayuno. Los animales y los niños por su propio instinto dejan de comer cuando están enfermos. El organismo indica que no es momento de introducir comida sino de eliminar las sustancias de desecho y los residuos tóxicos acumulados con el tiempo. Es un tiempo de eliminación y “limpieza” interna. Algo así como cerrado por limpieza e inventario.
El ayuno no es en sí una terapia, es la mejor manera de poner en descanso fisiológico el organismo. El ayuno realmente no cura, es el cuerpo el que se cura mientras ayunamos. Siempre el poder de curación es algo inherente al organismo vivo y ningún medicamento o médico puede llevarse los laureles de la curación. La curación es una cualidad del ser vivo, que mantiene en si mismo una parte de la capacidad curativa de la naturaleza.
La curación es un proceso biológico y el ayuno posibilita que el cuerpo ponga en marcha todos los mecanismos de desintoxicación  (limpieza) y regeneración. Cuando una persona ayuna no gasta energía en el proceso de digestión y asimilación de nutrientes y esa energía que ahorra la invierte en los procesos de eliminación   y autocuración. Todo ello lo hace guiado por la inteligencia somática, esa misma inteligencia que hace que nuestro corazón lata, de día y noche, que nuestros riñones filtren  la sangre de desechos o que el hígado tome las sustancias necesarias para reconstruir el cuerpo y sus funciones y neutraliza las sustancias tóxicas ingeridas, y todo ello sin que mentalmente o conscientemente tengamos que decirle como hacerlo. Esos mismos órganos, al no tener que trabajar en la digestión y asimilación de alimentos, recanalizan su energía hacia los procesos de curación. En resumen el ayuno no cura, es el cuerpo como organismo vivo que es el que pone en marcha todos los procesos de autocuración mientras ayunamos.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué conclusiones obtienes de la lectura de este texto sobre el "ayuno"?. Si el ayuno no cura ¿cómo es que mejora nuestra salud cuando ayunamos?.
  • ¿Por qué crees que todas las religiones favorecen o hablan bien del ayuno?, ¿qué nos enseñan con ello?.
  • La Iglesia Cristiana Católica en tiempo de Cuaresma invita a ayunar todos los viernes; si lo haces... no te olvides de beber agua en cantidad (si no tomamos agua obtendremos dolor de cabeza), ¿qué sensaciones has obtenido cuando lo has practicado?.
  • ¿Qué puedes hacer hoy para mejorar tu salud?, ¿te atreves a estar 24 horas si comer absolutamente nada y beber sólo agua?. Si eres una persona adulta y no tienes problemas de desnutrición haz la prueba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada