viernes, 31 de agosto de 2012

Señor, haz de mí un instrumento de tu paz


Señor, haz de mí un instrumento de tu paz:
 
donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya mal, ponga yo perdón;
donde haya discordia, ponga yo armonía;
donde haya error, ponga yo verdad;
donde haya duda, ponga yo fe;
donde haya desesperación, ponga yo esperanza;
donde haya sombras, ponga yo luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
 
Señor, que no me empeñe tanto
en ser consolado como en consolar,
en ser comprendido como en comprender;
en ser amado como en amar.
 
Porque es olvidándose a sí mismo como uno se encuentra;
es perdonando como se es perdonado;
es muriendo como uno despierta a la vida eterna. 
(San Francisco de Asís).
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Es fácil transformar los ambientes de odio, mal, discordia, error,... en otros de amor, perdón, armonía, verdad,...?. ¿Por qué, pues, Francisco de Asís pide a Dios ser instrumento de todo el Bien?.
  • Echemos un vistazo a nuestro mundo y veamos cuáles son sus males. Miremos también a nuestro alrededor más cercano ¿qué problemas nos aquejan?.
  • ¿Podemos hacer algo respecto a esta realidad?, ¿queremos?, ¿qué necesitamos para afrontar esas realidades que queremos cambiar?. ¿Contamos con Dios para ello o podremos solos?, ¿para qué contar con Él?.
  • ¿Cómo hacer hoy mismo, ahora y aquí, para ir tranformando nuestra realidad desde lo que podamos hacer pero contando también con Él?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada