martes, 19 de marzo de 2013

El buen samaritano

-... "Y... ¿quién es mi prójimo?". Y Jesús contestó de la siguiente manera:
Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de salteadores que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto.
Casualmente bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo.
Pero un samaritano que iba de camino llegó justo a él y, al verle, tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo:
-“Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva”.
Tras contar esta parábola, preguntó Jesús:
- "¿Quién de los tres fue prójimo del herido?".
El mismo que quería saber "quién era su prójimo" le contestó:
- "El que practicó la misericordia con él".
- "Pues haz tú lo mismo", concluyó Jesús.
(Lc.10,25-37)
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Para comprender todo el ropaje de esta parábola es muy útil conocer cómo era la sociedad y sus relaciones, la cultura y religiosidad en los tiempos de Jesús. Sea como fuere, ¿de qué valores habla esta parábola?.
  • A ejemplo del buen samaritano, ¿qué necesitamos hacer para saber bien lo que le pasa a quien necesita de nuestro amor?. ¿Qué efectos produce en nosotros "acercarnos" a la  persona herida?, ¿qué cambios se producen en nosotros mismos?.
  • ¿Logra el samaritano curarle totalmente en ese encuentro?, ¿qué hace para ayudar a completar su rehabilitación?, ¿cómo hacer nosotros en nuestros encuentros con quien necesita ayuda?.
  • Pensemos cada cual en una persona "herida", que necesite del amor que hay en nosotros: ¿cuál podría ser hoy nuestro compromiso concreto para con ella?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada