lunes, 24 de septiembre de 2012

El papel arrugado


Mi carácter impulsivo, me hacía reventar en cólera a la menor provocación.
La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.
Un día un buen amigo, de mayor edad que yo, quien me vio dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso.  A continuación me dijo:
- “Estrújalo ".
Asombrado, obedecí e hice una bola  con el papel.
Luego prosiguió:
- Ahora déjalo como estaba antes.
Por supuesto que no pude dejarlo como estaba. Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.
Entonces mi amigo me explicó:
- "El corazón de las personas es como ese papel. La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel.”
Aunque intentemos enmendar el error,  ya estará  “marcado”.
Vivimos a veces momentos de descontrol y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos.
Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado.  Y lo más triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones. 
Desde hoy, sé más compresivo y más paciente.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Cómo definirías la "impulsividad"?, ¿cuándo ésta se hace más dañina que en otras ocasiones?. ¿Tienen alguna importancia los pensamientos y sentimientos que anidan en nosotros respecto de alguien en la impulsividad dañina?.
  • ¿Por qué solemos ser a veces tan impulsivos y damos rienda suelta a esas fuertes explosiones emocionales?, ¿qué pretendemos con ello y qué conseguimos realmente?.
  • ¿Observas en ti una evolución positiva en cuanto al control de ti misma, de tu impulsividad?, ¿cómo has ido consiguiendo ese avance?.
  • ¿Cómo podrías hacer hoy y aquí seguir creciendo tanto en un mayor dominio de tus impulsos como en comprensión hacia las impulsividades de los demás?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada