sábado, 9 de enero de 2016

Creencias y sentimientos

Todos buscamos "sentirnos bien" y buscamos para ello las maneras de conseguirlo. En la base de nuestro proceder están nuestros pensamientos y nuestras creencias y no pocas veces esto en lugar de ayudarnos nos limita y desfigura la realidad impidiéndonos disfrutar en ella sea cual fuere.
El primer paso para iniciar un proceso mucho más liberador es transformar estos pensamientos en otros más positivos y realistas. Para ello nos basaremos en situaciones que hemos vivido que los contradicen, ejemplos de otras personas que pueden servirnos como guía o investigar cómo piensan las personas cercanas más felices. El segundo paso es aplicar esos nuevos pensamientos en las situaciones que vivimos a diario. Mirar bajo el nuevo prisma los acontecimientos y ver si realmente describen mejor la realidad. Así conseguiremos darles más fuerza y mayor credibilidad.
Mi propuesta para ciertas creencias que son infundadas son otras que describen mejor la realidad, son más objetivas y más flexibles:
1- No necesito que todos me quieran y tampoco en todo momento.  Me gustaría que la gente que aprecio me quisiera, y es probable que sea así. Si alguno no me quiere tampoco pasa nada, hay más gente que lo hará.
2- Cometer errores es algo tan normal que ni siquiera voy a darle importancia. A veces me esforzaré más de la cuenta en no cometer errores, pero aún así, se me podrá escapar alguno y eso lo único que quiere decir es que soy humano.
3- No me gusta que las cosas no salgan como quiero, pero a veces saldré ganando y otras perdiendo. Me tendré que conformar con que a veces las cosas salgan como los demás quieren, que también tienen derecho.
4- Las desgracias humanas dependen de muchos factores, pueden ocurrir situaciones negativas como accidentes, enfermedades, otras personas… pero en el fondo podré responsabilizarme de mis propias emociones y con esfuerzo cambiarlas si quiero.
5- Todas las situaciones futuras son nuevas y pueden ser peligrosas, pero por mucho que lo piense puede ocurrir algo malo, así que voy a relajarme y pensar que también pueden ser positivas y seguras. A veces tendré razón y otras no.
6- Siempre hay alguien en mi entorno que tiene algún problema igual que lo puedo tener yo. Esto puede ser un inconveniente pero no tanto como para no poder ser felices.
7- Hay muchas maneras de solucionar los problemas, no sabré hasta que no pase el tiempo si lo habré solucionado bien o mal, así que voy a decidir en función de lo que pienso ahora, y si me equivoco me acordaré del segundo pensamiento de este listado.
Si aceptamos estas creencias ¿será todo feliz y no tendremos problemas ni lo pasaremos mal?. Pues claro que no, siempre tendremos momentos malos y pasaremos por todas las emociones posibles, pero sí tendremos menos emociones negativas y las que tengamos serán menos intensas y de menor duración. Lo único que tenemos que hacer es empezar a ponerlas en práctica y llegar a creerlas. ¡Haced la prueba!.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Si has leído el artículo entero, en su fuente, habrás leído las siete creencias-pensamientos al que el autor, Raúl Gutiérrez, le da la vuelta con esas otras siete alternativas. ¿Con cuáles de ellas te identificas o crees que te afectan más?.
  • ¿Qué otros pensamientos te parece que te bloquean o te impiden sentirte bien contigo mismo/a a pesar de poner en ello todos tus esfuerzos, nobleza e intención positiva para ti y tu entorno?.
  • ¿Qué crees que puedes hacer para que esos pensamientos y/o creencias puedan cambiar de manera que te permitan crecer en bienestar contigo mismo/a?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para ir creciendo en ajustar mejor tus pensamientos y creencias a la realidad?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada