jueves, 23 de julio de 2015

Para que sean fuertes

Bernabé Tierno, psicólogo y escritor, nos habla de cómo educar a nuestros hijos para que crezcan como personas fuertes. Nos da algunos principios-claves:
1 Siempre que un niño sea capaz de hacer algo por sí mismo, démosle la oportunidad de hacerlo y mejorarlo, y motivémosle con nuestras palabras animosas, felicitándole por su habilidad y esfuerzo.
2 Ante sus vacilaciones y dudas, sonriámosle, al tiempo que le decimos con firmeza y entusiasmo: "Tú puedes, cariño. Y, si no lo consigues la primera vez, no pasa nada: yo tampoco consigo las cosas siempre al primer intento".
3 Es normal que cualquier niño pretenda lograrlo todo al instante. Si le apetece un "chup chup", lo exige "ahora". Pues bien, lo mejor para enseñarle a desarrollar su capacidad de resistencia a las frustraciones y saber esperar es no darle nunca lo que pide al instante. Se le puede decir, por ejemplo:"Ahora estamos haciendo esto y tenemos que esperar un rato para darte lo que pides. Me encanta que aprendas a esperar hasta ese momento y comportarte como el niño listo y mayor que ya eres". Por más que el niño rabie y patalee, seamos firmes y acostumbrémosle a no recibir lo que pide de inmedato. Le haremos un bien increíble con ese entrenamiento en saber esperar y no satisfacer de inmediato sus caprichos y deseos.
4 Ante las llantinas del pequeño, las constantes llamadas de atención, la manipulación del adulto y el hecho de "montar el pollo" cuando sabe que más molesta a papá y a mamá, debemos dejarle siempre claro que no se va a salir con la suya, pero siempre manteniendo una actitud calmada, reposada, controlada y sin dejarse contagiar por la tensión que el niño pretende provocar en nosotros.  Si sabemos resistir a sus llantos y provocaciones, el niño comprobará que su conducta caprichosa no le reporta ningún beneficio.
5 Conviene reforzar, premiar y alabar al niño cuando manifieste una conducta razonable, de cierto acto de control, educada, pacífica, generosa, comprensiva, esforzada, de saber compartir...
6  Es importante contagiar al niño el buen humor, el entusiasmo y las emocione positivas en general: "los ejemplos arrastran". Cuando algo no sale bien del todo o no sucede como el pequeño esperaba, es bueno enseñarle a reírse de sí mismo, a intentarlo de nuevo con alegría y a no desesperarse.
7 Ensamblemos siempre la fortaleza con el júbilo. Como decía Emerson: "La fortaleza es inseparable del júbilo, ya que la persistencia en la acción genera una especie de endorfinas psíquicas que, por un lado equilibran y proporcionan paz y serenidad de espíritu, y, por otro, producen euforia, alegría y entusiasmo".

El mejor regalo que podemos hacer a nuestros hijos es hacerles fuertes desde niños, al mismo tiempo que les queremos con todo el cariño. La actitud de los padres y el hecho de que los hijos tengan que valerse por sí mismos potencia la fortaleza; una de las mejores cosas que podemos hacer con los hijos es hacerles muy fuertes, responsables, esforzados y bondadosos.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Si tuvieras que elegir tres claves para desarrollar la fortaleza en los hijos ¿cuáles de estas tres escogerías y por qué?.
  • ¿Qué otras claves no mencionadas en este artículo te parecen fundamentales?, ¿por qué?.
  • ¿Y tú?, ¿cómo andas de fortaleza?. ¿Se puede educar en la "fortaleza" si uno mismo no demuestra afán por desarrollarla?.
  • ¿A qué te comprometes hoy para afianzar la fortaleza interior y enseñar mejor a tus hijos a adquirirla también?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada