domingo, 19 de julio de 2015

Enseñar a ser empáticos

La empatía es un fenómeno muy complejo que involucra varias habilidades que en la psicología actual se entienden como el sentido de la autoconsciencia y la habilidad para discernir entre nuestros sentimientos y los de las demás personas, saber mirar las cosas con la perspectiva de los otros y ser capaz de regular las respuestas emocionales de uno mismo.
Éstas son las habilidades básicas de la empatía y aunque a algunos les puede parecer fáciles de entender, otros tienen problemas con esto. Por ejemplo, hay personas que simplemente pueden no ofrecerle ayuda a otra que esté herida, no porque sean insensibles sino porque son incapaces de interpretar adecuadamente la situación en la que se encuentra la otra persona. Este es evidentemente un caso extremo pero lo ponemos como ejemplo para entender el porqué es importante la educación de la empatía.
Cómo enseñar empatía: 
a)– Acércate a tu hijo y preocúpate por sus necesidades. Cuando los niños sienten que sus necesidades se toman en cuenta en su hogar entonces tienen más posibilidades de sentir empatía hacia los demás.
b)–Trata a tu hijo como a un ser independiente. Estudios recientes han confirmado que cuando a los niños se les educa y se les trata teniendo en cuenta que ellos tienen pensamientos propios, creamos adultos capaces de ponerse en el lugar de los demás. Siempre es bueno que hables con tu hijo sobre su estado emocional, qué desea, sus necesidades, anhelos, miedos, etc.
c)-Aprovecha cualquier oportunidad para inducirlo a que sea comprensivo con los demás. Por ejemplo, si en la televisión ves a alguien que está siendo victimizado habla con tu hijo acerca de esta situación y de cómo cree que se siente esa persona. Es muy importante evitar caer en estereotipos o creencias que son erróneas.
d)-Ayuda a tu hijo a ver qué cosas tiene en común con otras personas. Muchos experimentos recientes sugieren que los niños sienten más empatía por aquellos individuos que le son familiares o similares a él. Procura analizar esto desde diferentes ángulos para que ellos aprendan que aunque pueden compartir experiencias o características con una persona, con todos puede tener algo en común.
e)-Inspira buenos sentimientos en tu hijo a través de las relaciones sociales sanas y el afecto. Cuando se liberan altos niveles de oxitocina en el cuerpo como consecuencia de las interacciones sociales placenteras somos capaces de “decodificar” con más facilidad el significado de las expresiones faciales de otros y podemos sentir más empatía por los demás.
Antes de terminar recuerda que la atención, el afecto y la interacción social son elementos claves que necesita tu hijo para crecer como una persona realizada, sintiéndose bien consigo mismo y verdaderamente útil en la sociedad, en momentos como éstos, en los que a veces nos parece que la empatía está en peligro de extinción.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Hay cada vez más autores que bien fundados en las investigaciones realizadas concluyen que "los niños tienen la empatía como cualidad natural", sólo necesitan desarrollarla, educarla; somos los adultos quienes no la tenemos, la perdemos con el paso de los años y somos quienes más necesitamos de educación al respecto. ¿Cómo podríamos invertir esta tendencia a no ser empáticos?.
  • Además de las cinco estrategias mencionadas en el artículo para enseñar a nuestros hijos a ser más empáticos ¿qué otras mencionaríamos?.
  • ¿Qué experiencias de empatía compartiríamos en las cuales hemos observado lo positivo que es llevarla a la práctica?, ¿qué aprendimos con ello?.
  • ¿Cuál puede ser tu compromiso de hoy para crecer en empatía y también para educar a tus hijos en esta cualidad?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada