domingo, 26 de octubre de 2014

La casa del cielo

Doña FRANCISCA fue una mujer muy trabajadora; ella misma tuvo que salir de la pobreza trabajando duramente, al punto que amasó una gran fortuna y vivió con toda clase de comodidades. Fue muy severa con sus trabajadores y les exigía sobre tiempos de trabajo con amenazas de no despedirlos.
Sabía que sólo podía mantener su riqueza si cuidaba de cada centavo. Así le podría legar a sus hijos las comodidades que ella nunca tuvo. Jamás faltó un domingo a la Iglesia, se consideraba una mujer piadosa pues tenía muchas devociones particulares, pero poca sensibilidad social. En la canasta de la limosna arrojaba las monedas más pequeñas que encontraba.
Cuando alguien en la calle le pedía una moneda ella invariablemente les decía:
_"¡Trabajen, ociosos!".
Tachaba también de ociosas a su círculo de amigas por estar perdiendo el tiempo en asociaciones y obras de caridad en vez de trabajar. Era pues, conocida como una mujer ávara y mezquina.
Cuando doña FRANCISCA  murió, le hicieron un funeral a todo lujo, como siempre acostumbraba vivir. En el cielo fue recibida por San Pedro, que de inmediato dio orden a un Ángel para que la llevara a su morada celestial antes de entrevistarse con Dios Padre.
El Ángel la condujo primero junto a unas preciosas mansiones de oro y piedras preciosas con bellos jardines entre calles de oro y cristal. Doña FRANCISCA se preguntaba cuál de ellas sería la suya. Pasaron otra calle también de bellas casas con finos acabados. Doña FRANCISCA preguntó al Ángel:
_"¿Y cuál de éstas es mi casa?".
A lo que el Ángel le respondió:
_"Te toca todavía más allá".
Doña FRANCISCA  reconoció dentro de sí misma que no había sido la mejor cristiana, y se conformaría con una casa buena y "digna". Sin embargo, fueron pasando por otras cada vez más sencillas pero siempre "celestiales". Llegaron a las afueras de la Ciudad Celestial donde habían casitas populares y apartamentos pequeños construidos en serie. Para su sorpresa, el Ángel siguió derecho hacia un villorrio en uno de los cerros circundantes de la Ciudad Celestial y se detuvo frente a una choza de esteras y latas cuya entrada estaba amarrada con una soga.
_“Ésta es su casa", le dijo el Ángel.
_"¿Ésta?", dijo Doña FRANCISCA "¡No es posible!. ¡Debe haber un error!. ¡Yo no podría vivir aquí!".
_"Lo lamento," respondió el Ángel, "pero fue todo lo que pudimos hacer con los materiales que usted misma nos envió durante toda su vida en la Tierra". 

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué opinas del "premio" que obtuvo Doña FRANCISCA cuando llegó a la Ciudad Celestial?.
  • ¿Qué crees que el Ángel le dejó bien claro para justificar que le tocara aquella chabola en vez de lo que ella se esperaba?. ¿Pudo haber obtenido esta persona mejor vivienda tras su vida en la Tierra?, ¿cómo?.
  • ¿Somos personas justas para con los demás?, ¿cuál es el tipo de justicia que Dios quiere que practiquemos especialmente?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para practicar la justicia verdadera y poder decir que esa justicia merece una gran mansión?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada