lunes, 27 de enero de 2014

El sembrador

"Una vez salió un sembrador a sembrar.
Al sembrar unas semillas cayeron a lo largo del camino; vinieron las aves y se las comieron.
Otras cayeron en pedregal, donde no tenían mucha tierra, brotaron enseguida por no tener hondura de tierra; pero en cuanto salió el sol se agostaron y, por no tener apenas raíz, se secaron.
Otras cayeron entre abrojos; crecieron los abrojos y las ahogaron.
Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto: una ciento, otra sesenta, otra treinta".
(Mt. 13,3-9).
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
Jesús habla muchas veces en parábolas que son narraciones inventadas pero basadas en experiencias reales que vivía o conocía muy bien el común de la gente de su época y a través de ellas Jesús va dando a conocer una serie de verdades, en este caso necesarias para comprender lo que hacemos o podemos hacer cuando escuchamos la Palabra o el mensaje de Dios.

  • ¿En qué casos la semilla no llegó a dar fruto?, ¿por qué razones?; ¿en qué único caso sí?, ¿por qué razón?.
  • Jesús dice que "la semilla es la Palabra de Dios", "el lugar donde cae la semilla somos nosotros" y "el sembrador es Dios mismo" (Mt.13,18-23). ¿Qué pueden significar el camino, el pedregal o los abrojos?; ¿qué puede significar la tierra buena?.
  • ¿Con qué imagen de éstas te identificas tú con más frecuencia?; ¿qué razones hallas para explicar lo que te sucede en relación con la Palabra?.
  • ¿A qué puedes comprometerte hoy para conocer mejor la Palabra y llevarla a la práctica con entusiasmo duradero y no sólo momentáneo?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada