jueves, 2 de mayo de 2013

La verdad

Algunas veces es prudente callarla, por caridad con el necio.
Pero si crees que debes hablar, di siempre la verdad; porque aún aquéllos que en primera instancia te condenen, más tarde acabarán respetándote, acabarán humillándose, no ante ti sino ante el peso de su propia farsa.
Se fiel contigo mismo y no temas por los resultados. 
No quieras alcanzar la cima descuidando la firmeza de cada paso. 
Que la suave cadencia de tu andar tenga la solidez imperecedera de lo cierto; porque entonces ni el huracán ni el rayo podrán borrarlos. 
Mientras que si edificas sobre lo falso, pronto verás desmoronarse tu obra. 
Que no ahoguen tu sentir el miedo y la comodidad, que no sea la indiferencia el escudo de tu idiotez, porque sin heroísmo, ¿qué vale la vida?.
Sabes que por muy largo y erudito que resulte tu discurso, si carece de sinceridad caerá en el vacío. 
Todo será como si no hubieses dicho nada. 
El tiempo sepulta implacablemente y sólo ha de permanecer brillante entre las sombras aquello que en esencia tiene algo de eterno.
Pon siempre la verdad por encima de ti, porque tú tienes errores pero ella es perfecta. Y, sobre todo, ten la valentía de gritarla, aún siendo tú el perjudicado; ya verás como siempre sales ganando.


CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Por qué te parece a ti que "hay que decir siempre la verdad" o al menos no mentir jamás?.
  • ¿Qué frutos obtenemos adoptando la actitud de ser honestos, sinceros con todo el mundo?.
  • ¿Es realmente cierto que "la verdad ofende"?, ¿a quiénes ofende la verdad?. Y si acaso no quieres que la verdad ofenda... ¿cómo hacer para decir y hacer conforme pensamos realmente?.
  • ¿Cuál podría ser tu compromiso de hoy para contigo misma y para con los demás en relación con la sinceridad, la honestidad?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada