lunes, 6 de mayo de 2013

Testamento personal

En algún momento un médico determinará que mi corazón ha dejado de funcionar y que en verdad mi  vida se ha terminado.
Cuando esto suceda, no traten de revivirme artificialmente por medio de aparatos, y dondequiera que me encuentre no lo llamen "mi lecho de muerte". Llámenlo ..."mi lecho de vida"... y dejen que mi cuerpo vaya de allí a ayudar a que otros gocen de una vida plena.      
Den mi vista a alguien que nunca haya visto un amanecer la cara de un bebé o el amor en los ojos de una mujer. 
Den mi corazón a alguien a quien el suyo no le haya causado más que interminables días de dolor. 
Den mi sangre a algún adolescente rescatado de entre las ruinas de un automóvil accidentado, para que pueda vivir y llegar a gozar del juego de sus nietos. 
Den mis riñones a quien dependa de una máquina para seguir existiendo semana tras semana.    
Tomen mis huesos, todos mis músculos y todas y cada una de las fibras y nervios de mi cuerpo y encuentren la manera de hacer caminar a un niño lisiado. 
Exploren cada rincón de mi cerebro.
Si fuera necesario tomen todas las células para que algún día un niño pueda gritar con la emoción del deporte y una niña sorda pueda oír el sonido de la lluvia contra los cristales de la ventana. 
Cremen lo que quede de mí y echen mis cenizas a los cuatro vientos, para ayudar a que crezcan las flores. 
Y si tienen la necesidad de enterrar algo, les dejo mis defectos, mis debilidades y todos mis perjuicios contra mis semejantes. 
Mi alma ¡dénsela a Dios!, pues de Él vine y a Él quiero volver.
Y si por casualidad alguien quiere recordarme, hágalo con una buena palabra o acción hacia quien lo necesite. Si hacen lo que les pido, viviré eternamente.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué nos enseña esta "carta"?. ¿Qué te llama la atención especialmente de ella?.
  • ¿Por qué el autor preferirá que llamen al lugar en que le encuentren difundo "lecho de vida" en lugar de lo que se suele decir:"lecho de muerte"?. ¿Qué creencias descubrimos en el autor de esta carta?.
  • ¿Te consideras una persona generosa?, ¿cómo te sientes cuando la vives con los demás?, ¿y cuando la recibes?. ¿Para qué nos sirve este valor o virtud?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para vivir más generosamente contigo misma y con las demás personas con que te relaciones?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada