domingo, 12 de mayo de 2013

Aprender a orar

- Comienza por saber escuchar. El Cielo emite noche y día.
- No ores para que Dios realice tus planes, sino para que tu interpretes los planes de Dios.
- Pero no olvides que la fuerza de tu debilidad es la oración. Cristo dijo: "Pedid y recibiréis".
- El pedir tiene su técnica. Hazlo atento, humilde, confiado, insistente y unido a Cristo.
- ¿No sabes qué decirle a Dios?. Háblale de vuestros mutuos intereses. Muchas veces. Y a solas.
- No conviertas tu oración en un monólogo, harías a Dios autor de tus propios pensamientos.
- Cuando ores no seas ni engreído, ni demasiado humilde. Con Dios no valen trucos. Sé tal cual eres.
¿Y las distracciones involuntarias? Descuida. Dios, y el sol, broncean con sólo ponerse delante.-
- Si alguna vez piensas que cuando hablas a Dios Él no te responde..., lee la Biblia.
- No hables nunca de «ratos de oración»; ten «vida de oración».

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • De estas recomendaciones, ¿cuáles necesitas tener más en cuenta?, ¿por qué?.
  • ¿Cómo es tu vida de oración?, ¿crees que necesitas aumentarla o hacerla mejor?, ¿en qué?.
  • ¿Hay diferencias entre lo que de niña te decían que era "orar" y lo que entiendes ahora sobre eso de "hablar con Dios"?. ¿Qué fruto produce en ti la oración?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para mejorar tu vida de oración, tu comunicación con Dios,... y no sólo hoy sino a partir de hoy?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada