domingo, 17 de febrero de 2013

¿Somos austeros?

En nuestra sociedad hay situaciones muy frecuentes de despilfarro, de grandes banquetes y fiestas, de derroche, de lujo y no sólo entre los más ricos, sino que también se dan en la vida de cada uno de nosotros.
Así nos creamos la necesidad de cambiar de móvil, de ordenador, de coche, de lavadora, de TV...
La moda también cambia rápidamente y nos induce a renovar el armario cada temporada aunque esté lleno.
Estamos en crisis pero caemos en el bombardeo de descuentos para viajes de placer y vacaciones.
Cada vez se abren más tiendas de objetos de lujo, cuadros, joyas, grandes firmas, …
Tiramos la casa por la ventana en bodas, bautizos, comuniones y fiestas civiles.
En nuestra vida cotidiana pasamos de lo necesario a lo superfluo y queremos aparentar más que los demás con gastos ostentosos. En definitiva un estilo de vida que es el consumo, a veces compulsivo, al que la sociedad llama "nivel de vida”  y la posibilidades conseguirlo "bienestar".
Vivimos con todo lujo y deseamos más y los que no lo tienen quieren ser como nosotros.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Puede comprobarse este análisis de la realidad que hace el M.R.C.?, por algún ejemplo concreto que observes en tu derredor.
  • ¿Por qué solemos adoptar estas tácticas derrochadoras aún a pesar de que no nos convienen ni tampoco son una necesidad vital?. ¿Qué buscamos en el fondo de ese afán por "seguir la  corriente"?.
  • ¿Qué otras maneras de sentirnos bien con nosotros mismos podemos hallar que sean más austeras y no signifiquen ni ponernos en riesgo ni tampoco contribuir al expolio de  los  recursos naturales de la Tierra?.
  • ¿Te comprometes hoy y aquí a algo que demuestre austeridad?, ¿qué va a ser en concreto?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada