viernes, 29 de julio de 2016

Mediabarba el invencible

Hace mucho tiempo hubo un pirata llamado Mediabarba El Invencible que capitaneaba el barco más veloz de cuantos surcaban los mares por aquella época.
El Capitán Mediabarba no había recibido el apodo de “El Invencible” por no haber sido vencido en batalla, sino por haber ganado todas las carreras de barcos piratas que se disputaban en el planeta.
Tal era el éxito del Capitán Mediabarba que se había hecho rico y había hecho rica a su tripulación gracias a los premios que conseguía en las carreras. Gracias a eso, Mediabarba no tenía que saquear otros barcos.
Un día, el consejo pirata internacional se reunió para organizar la próxima carrera de barcos piratas.
- Mediabarba no debería participar -dijo el pirata Toquemao.
- Si te fastidia ser siempre el segundo busca la manera de ir más rápido, Toquemao, que quitarse al campeón de en medio no es una estrategia muy elegante -dijo el pirata Carapartida.
- No lo digo por eso -dijo Toquemao. Lo digo porque Mediabarba ni es pirata ni es nada. ¿Cuánto hace que no saquea un barco o se lanza a aventuras imposibles en busca de algún tesoro perdido del que solo se conoce una leyenda?.
- Tienes razón, Toquemao -dijo el pirata Tripagrande-.
- Mira, otro al que le vendría muy bien que el campeón de campeones no participara en la carrera -le reprochó Carapartida.
- Tal vez deberíamos darle la oportunidad de volver a su vida pirata antes de expulsarlo -dijo el anciano pirata Barbalampiña.
Todos los piratas decidieron que eso sería lo más justo. Pero Toquemao no estaba dispuesto a dejar pasar la oportunidad de quitarse a Mediabarba de en medio, así que trazó un plan.
Toquemao reunió a la tripulación y les dijo:
- Nos haremos pasar por un barco mercante y nos cruzaremos en su camino -dijo Toqueamo a sus compinches-. Cuando se dé cuenta de que somos nosotros ya será demasiado tarde.
La tripulación aplaudió emocionada.
- Entonces, nos haremos con su barco y lo usaremos para la carrera -dijo Toquemao.
Y así lo hicieron. Toquemao se hizo pasar por un barco mercante y, cuando Mediabarba y los suyos abordaron el barco se encontraron con los piratas.
- Ahora tu barco es mío -dijo Toquemao-. Ríndete si no quieres que lo queme.
Mediabarba amaba profundamente a su barco, tanto que prefirió dárselo a Toquemao con tal de que no le hiciera daño.
Toquemao y su tripulación se fueron al barco de Mediabarba.
- ¿Qué hacemos, capitán? -preguntaron los piratas-. Sin el barco no podremos competir.
- Usaremos este barco. Toquemao y los suyos se han llevado el nuestro. Ahora este es para nosotros. Lo usaremos -dijo Mediabarba.
- Este barco es más lento -dijo un pirata.
- Ni este ni ningún otro barco es nada sin quienes lo manejan -sentenció Mediabarba-. Nosotros conseguiremos que este barco navegue más rápido que nunca.
Los piratas gritaron de júbilo y se pusieron manos a la obra. Hicieron unas cuantas reformas al barco y estudiaron la forma más adecuada para navegar.
Llegó el día de la carrera. Toquemao se puso nervioso. No había previsto que Mediabarba usara su barco para participar en la carrera.
- No se preocupe, capitán Toquemao. Esta vez ganaremos. Tenemos el barco más rápìdo -dijo uno de los piratas.
La carrera comenzó. Por delante quedaban 10 días de navegación por aguas turbulentas y peligrosas.
Nada más salir, Toquemao se puso en cabeza. Pero Mediabarba no se puso nervioso. Conocía bien su barco y sabía cuáles eran sus debilidades.
Durante nueve días, Toquemao siguió en cabeza, seguido de cerca por otros barcos.
- Capitán Mediabarba, sólo queda una jornada de carrera y somos los últimos.
Pero Mediabarba tenía todo bajo control y en menos de medio día consiguió adelantar a todos los barcos y ponerse el primero.
- La próxima vez te ganaré -dijo Toquemao a Mediabarba.
- No habrá próxima vez -dijo el pirata Barbalampiña-. Hemos decidido expulsarte por tramposo.
Y así fue como Mediabarba demostró que realmente era un pirata invencible, no por tener un gran barco, sino por ser el más inteligente, persistente y paciente de todos los piratas.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Según nos explica este cuento, ¿cuáles son las claves para el éxito en cualquier empresa: las cosas o las personas?.
  • ¿Qué actitudes o valores puso en marcha Mediabarba para hacerse con el triunfo en esta carrera?. ¿Por qué te parece a ti que son importantes esas cualidades?.
  • ¿Qué situaciones estás viviendo y necesitan de tu perseverancia en tu empeño y de tu paciencia, calma, para poder superarlas?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para crecer en paciencia, fortalecerla y que ésta no sólo te haga bien a ti sino también a tu entorno?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada