sábado, 23 de julio de 2016

Marta y María

Yendo ellos de camino, entró en un pueblo; y una mujer, llamada Marta, le recibió en su casa.
Tenía ella una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su Palabra, mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo:
- «Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo?. Dile, pues, que me ayude
Le respondió el Señor:
- «Marta, Marta, te preocupas y te agitas por muchas cosas; y hay necesidad de pocas, o mejor, de una sola. María ha elegido la parte buena, que no le será quitada
(Lc.10,38-42)
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
Desde muy antiguo los místicos cristianos entendieron que "la acción debe estar unida a la oración": "Ora et Labora", pero si una de las dos partes debe ir primero ésa es la oración pues sin la escucha al Mensaje de Dios la acción queda desvalida y a merced de nuestras únicas fuerzas y pobres entendederas.
  • ¿En qué ponen su atención Marta y María cuando Jesús llega a su casa?. De los dos focos de atención de una y la otra ¿cuál de los dos le parece más importante a Jesús?, ¿por qué?.
  • ¿Le indica Jesús a Marta en algún momento que deje de hacer lo que está haciendo?. Si no se lo indica ¿por qué crees que no lo hace?.
  • ¿Qué ocurriría si desatendiéramos totalmente el compromiso con la humanidad y nos dedicáramos exclusivamente a escuchar la Palabra de Dios sin hacer más nada?. ¿Y si sólo atendiéramos las cosas del mundo y desatendiéramos totalmente la escucha de la Palabra de Dios?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para equilibrar en tu vida el compromiso social con tu relación íntima con Dios?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada