jueves, 5 de marzo de 2015

Bienaventuranzas de la amistad

Felices los que saben vivir la amistad, porque la amistad es uno de los sentimientos más hondos que puede experimentar el ser humano.
Felices los amigos que tienen hambre y sed de justicia, y hacen de la amistad el motor de la búsqueda de esa justicia.
Felices los amigos limpios de corazón, porque nunca tendrán dobleces y jamás serán falsos en la expresión de la amistad.
Felices los amigos peregrinos, los que caminan juntos, los que avanzan juntos, los que se saben esperar para seguir adelante con el mismo paso.
Felices los amigos que trabajan por la paz, felices los que hacen de la amistad un remanso de paz, los que nunca se irritan. Y los que , si se irritan, saben controlarse y nunca lastiman al otro, ni con gestos ni palabras.
Felices los amigos que escuchan, los que tienen oídos dispuestos, los que son comprensivos, los que saben escuchar con su corazón, los que están abiertos a escuchar en todo momento.
Felices los amigos aun cuando lloran, los que saben compartir el dolor, los que tienen el corazón sensible para vibrar junto al del amigo.
Felices los amigos que son compañeros, los que son verdaderos acompañantes, los que están en las buenas y en las malas, los que están al lado con optimismo y alegría.
Felices los amigos misericordiosos, los que saben perdonarse, y  los que saben pedirse perdón.
Felices los amigos perseguidos por causa del bien, los que son capaces de sufrir humillaciones por defender la verdadera amistad.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Con cuál de estas "bienaventuranzas de la amistad" te identificas más y por qué?.
  • ¿Qué otras bienaventuranzas añadirías?. (Puedes apuntarlas en el espacio para "comentarios").
  • ¿En qué estás demostrando que eres un "buen amigo/a de tus amigos/as"?, ¿en qué lo notan ellos y cómo o expresan?.
  • ¿Qué puedes hacer concretamente, hoy, para ser una bendición para tus amistades?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada