jueves, 11 de diciembre de 2014

Un ciego con luz

Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente, un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida. La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquélla. En determinado momento, se encuentra con un amigo. El amigo lo mira y de pronto lo reconoce.
Se da cuenta de que es Guno, el ciego del pueblo. Entonces, le dice:
- "¿Qué haces Guno, tú, ciego, con una lámpara en la mano?. ¡Si tú no ves!".
Entonces, el ciego le responde:
- "Yo no llevo la lámpara para ver mi camino. Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mí... No sólo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella".

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Cuál hubieras sido nuestra pregunta al encontrarnos con una persona ciega con una lámpara en la mano?.
  • ¿Qué piensas de la pregunta del amigo de Guno?. ¿De dónde parten y se alimentan preguntas así?.
  • ¿Qué cualidades acompañan y hacen posible la actitud de "servicio"?. ¿Cómo serían las relaciones humanas en las que se vive este valor?.
  • ¿Qué puedes hacer hoy para llenar sus 24 horas de actitud de servicio o bien demostrar en algún momento que ese valor forma parte de ti?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada