sábado, 13 de diciembre de 2014

Adviento es esperanza

Cada año el Adviento nos sitúa ante nosotros y ante la realidad con una actitud nueva: con esperanza.
Adviento es mirar hacia los días próximos, hacia delante, más que hacia atrás.
Adviento es alegría, gozo contenido vibrando con algo que casi tocamos con nuestras manos: la presencia liberadora de Dios Salvador en nuestras vidas.
NUESTRA ESPERANZA es despertar.
NUESTRA ESPERANZA es limpiar nuestros sueños de conquistas y sentirse conquistados por el Señor.
NUESTRA ESPERANZA es abrir los ojos y ver que Dios, desde siempre, está a nuestro lado.
NUESTRA ESPERANZA es abrir los ojos y ver y oír en Jesús, en el Jesús de Belén, una palabra de amor infinito para nosotros.
El Adviento ni existe, ni se vive, si no empieza en mí, si no se mira a lo que vendrá, a lo que llenará e iluminará nuestros corazones.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué hacemos cuando recibimos la noticia de alguien a quien queremos muchísimo y nos ama aún más a nosotros y nos anuncia que va a venir a nuestra casa?; si nuestra casa está "de aquellas maneras" ¿qué haremos mientras esperamos que llegue el día de su venida?.
  • "Adviento" significa "venida"; los cristianos le dieron este nombre al tiempo de "preparación antes de celebrar la Navidad". ¿Cómo tiene  que ser una buena preparación de nuestras personas para celebrar gozosos la Navidad?.
  • ¿Qué "cambios" necesitas realizar en tus actitudes para que la llegada de Jesús a tu corazón produzca plena armonía en ti?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para que esta espera sea activa y no sólo de andar tachando días del calendario?. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada