domingo, 23 de noviembre de 2014

Grandeza del mar


¿Sabes por qué el mar es tan grande?. ¿Tan inmenso?¿Tan poderoso?...
¿Cómo es que siendo como es, tiene la humildad de colocarse por debajo de los ríos?...
Porque, sabiendo recibir, se tornó grande...
Si hubiese querido ser el primero y estar unos centímetros encima de todos los ríos, no sería mar, sino una isla. Toda su agua se perdería por todos lados y se quedaría aislado.
La pérdida es parte de la vida.
La derrota es parte de la vida.
La muerte es parte de la vida.
Necesitamos aprender a perder, a caer, a fallar, a morir y a ser los últimos.
Es imposible ganar sin haber perdido y saber perder...
Imposible andar sin haber caído y saber caer...
Imposible acertar sin haber errado y saber errar...
Imposible vivir sin haber visto la vida pasar y saber morir.
Si eres capaz de ver a Dios a través de estas experiencias, has logrado tu objetivo y nada ni nadie te podrá someter.
Si te sientes caer, Él te levantará...
Si te sientes perdido, Él te guiará... 
Si te sientes derrotado, Él te animará...
Si has sufrido una perdida, Él te consolará.
Haz siempre como el mar, mantente en una actitud de humildad.
“El acierto y el error, el triunfo y la derrota, la muerte y la vida que nunca deja de ser, son también parte de la escuela de tu vida”.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIALOGO:
  • ¿Qué te llama la atención de esta metáfora del mar?.
  • ¿Nos ayudan la publicidad o la presión mediática a practicar la humildad?, ¿a qué nos empuja la presión de los medios de comunicación y sus estereotipos que proponen-imponen constantemente?.
  • ¿Cómo vivir la actitud, valor o virtud de la humildad día a día?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy concretamente para evidenciar la humildad de la que eres capaz?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada