miércoles, 20 de junio de 2012

La ranita cocinada

Imagínate una cacerola llena de agua fría en la cual nada tranquilamente una pequeña ranita.

Un pequeño fuego  se enciende bajo la cacerola, y el agua se calienta lentamente.
El agua... despacio, despacio... se va poniendo tibia,  y la ranita encuentra esto más bien agradable, y continúa nadando.

La temperatura del agua sigue subiendo...

Ahora el agua está caliente, más de lo que la ranita pueda gozar, se siente un poco cansada pero no obstante eso no le asusta.

Ahora el agua está verdaderamente caliente y la ranita comienza a encontrar esto desagradable, pero está muy debilitada, entonces SOPORTA y NO HACE NADA.

La temperatura continúa subiendo... La ranita termina cocinándose y muriendo.
Olivier Clerc
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué hubiera sucedido si en vez de aumentar de temperatura el agua tan lentamente, ésta hubiera aumentado 50º de repente?, ¿se hubiera quedado dentro de la cacerola la ranita o habría saltado fuera de un brinco?.
  • ¿Qué relación tiene esta historia con lo que sucede en nuestra historia social y nuestro sistema económico y laboral?, ¿cómo debiéramos reaccionar para evitar el fatal desenlace que sufre la ranita?.
  • ¿Qué relación tiene también este relato con todas aquellas cosas que vamos tolerando en nosotras, que nos parecen "de poca importancia" pero acaban siendo al final un serio problema?, ¿qué cosas son ésas?.
  • ¿Cómo hacer para irnos sacudiendo todo eso que no nos hace bien y lo vayamos transformando en elementos a nuestro favor?, ¿a qué puedes comprometerte hoy para dar pasos en esa dirección?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada