sábado, 9 de junio de 2012

El alacrán

Un maestro oriental, contemplando un riachuelo, vio cómo un alacrán se estaba ahogando, y decidió sacarlo del agua, pero cuando lo hizo, el alacrán lo picó.  Por la reacción al dolor, el maestro lo soltó y el animal cayó al agua y de nuevo estaba ahogándose.  El maestro intentó sacarlo otra vez y otra vez el alacrán lo picó.
Alguien que había observado todo, se acercó al maestro y le dijo:
-Perdone maestro, ¡pero usted es terco!.  ¿No entiende que cada vez que intente sacarlo del agua el alacrán lo picará?”. 
El maestro respondió:
-La naturaleza del alacrán es picar, el no va a cambiar su naturaleza y eso no va a cambiar la mía, que es ayudar y servir”.
Y entonces ayudándose de una hoja, el maestro sacó al animalito del agua y le salvó la vida.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Cambió la intención del maestro de salvar la vida al alacrán "por el hecho de que el alacrán le picara"?. ¿Qué diferencias hubo entre los dos primeros intentos de salvar la vida del animalito y el tercer intento?, ¿qué cambió en este último caso?.
  • ¿En qué nos tiene que afectar la relación con las personas: en nuestro "modo de ser" con ellas o en las "maneras de interactuar" con ellas?. ¿Hemos de dejar de ser nosotras mismas sólo porque no hallemos en los demás la respuesta que nos gustaría recibir?.
  • ¿Cuesta ser coherentes, sinceras con nosotras mismas, en el grupo?. ¿Qué dificultades hallamos en nosotras mismas?, ¿y en el grupo?. ¿Qué necesitamos para que podamos crecer en coherencia y autenticidad en nuestras relaciones?.
  • ¿Qué estás dispuesta a hacer hoy para crecer en coherencia contigo misma, ser tú misma, viviendo, relacionándote con las demás personas conforme creas que debe ser independientemente de cómo actúen ellas?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada