viernes, 4 de diciembre de 2015

Apotegma de los Padres del Desierto

Vivían en una misma celda dos frailes bastante conocidos por su humildad y paciencia. Poco a poco, pasando los años, habían acomodado su nido eremítico de una manera perfecta.
La celda la habían hecho de mimbres y toda pintada: alrededor habían hecho un hermoso huerto con riachuelos de agua que venían de un manantial cercano, los cuales lo mantenían fresco todo el año y con tantas hortalizas y frutos que podían regalarle a los otros ermitaños. No faltaban ni siquiera pequeños macizos de flores y de hierbas olorosas que servían para adornar el pequeño altar del oratorio.
Un día un viejo monje, que había oído hablar de las grandes virtudes de estos dos hermanos, quiso cerciorarse en persona:
- “Iré a ver”, dijo, “si es oro todo lo que reluce”.
Recibido con mucha reverencia y hecha oración, pidió ver el jardín.
- “Venga, venga”, dijeron los dos, y lo acompañaron.
- “Bello, bello”, decía el viejo arrugando la nariz: “Demasiado bello para unos eremitas…”.
Y, tomando un bastón, se puso a zarandearlo con gran furia a diestra y siniestra, golpeando las berzas, la ensalada, los pepinos, las flores.
Parecía enloquecido. Los dos estaban allí, con los brazos cruzados, mirándolo, y apenas tuvieron el aliento para decir:
- “¡Oh Dios!”, pero no añadieron otra cosa.
Más tarde, arrojados a los pies de aquel santo Padre que, mientras tanto, se había sentado a la sombra a secarse el sudor, le dijeron:
- “Padre, si te agrada, iremos a recoger algo de aquella berza que ha quedado, y así la coceremos y la comeremos los tres juntos”.
El viejo no creía lo que estaba viendo: todo admirado, los abrazó y dijo:
- “Doy gracias a Dios, porque verdaderamente el Espíritu de Dios que es paciente habita en ustedes”.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿En qué hacían consistir los dos frailes su bienestar?, ¿qué medios utilizaban para ello?.
  • ¿Por qué crees que desconfiaba de ellos el "viejo monje"?. ¿Qué crees que pretendía demostrar ante los demás haciendo lo que hizo con los cultivos de los dos frailes?.
  • ¿En qué se fijaban siempre los dos frailes: en el desastre producido, en lo que les faltaba o en lo que todavía les quedaba?. ¿Qué nos enseña esto?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy de manera que ello te conduzca a valorar más y mejor quien eres y lo que tienes y crecer en auténtica austeridad?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada