martes, 16 de febrero de 2016

Abandono en la Providencia

"Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?.
Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?.
Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?.
Y del vestido, ¿por qué preocuparos?. Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan.
Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe?.
No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?.
Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso.
Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura.
Así que no os preocupéis del mañana: el mañana se preocupará de sí mismo. Cada día tiene bastante con su propio mal".
(Mt. 6,25-34)
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
La predicación de Jesús tuvo siempre unas raíces que partían de sí mismo y de la misión que tenía que desarrollar pero también de la propia experiencia. En este relato trata de fijar la atención de sus discípulos en elementos muy simples pero muy aleccionadores.

  • ¿Qué razones podía tener Jesús para dar a sus discípulos este discurso?. ¿Qué se deduce de las preguntas que lanza al grupo después de describir lo que sucede con las flores y las aves?.
  • ¿Qué pretende Jesús al decirles que "lo primero es el Reino de Dios y su justicia" y que "no se afanen tanto por las cosas de mañana"?.
  • ¿De dónde arranca la ansiedad, la insatisfacción constante con nosotros mismos?, ¿cómo hacer para que ella no nos domine y arrastre detrás de las cosas en lugar de centrarnos en nosotros mismos, de quienes somos y tenemos hoy, ahora y aquí?.
  • ¿A qué vas a comprometerte para que las cosas de "mañana" y el "afán de posesión o controlar todo", no nos priven de vivir y disfrutar hoy de nosotros mismos y de aquello que ahora mismo, hoy y aquí, necesitamos hacer?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada