jueves, 1 de mayo de 2014

Sin miedo a la asertividad

Una de las razones por la cual la gente es poco asertiva, es debido a que piensan que no tienen derecho a sus creencias, derechos u opiniones. En este sentido, el entrenamiento asertivo no consiste en convertir personas sumisas en quejicas y acusadoras, sino a enseñar que la gente tiene derecho a defender sus derechos ante situaciones que a todas luces son injustas. Exponemos aquí una serie de ideas que hay que repensar ya que no son verdades absolutas y que a veces violan el derecho de la persona:
No hay que interrumpir nunca a la gente. Interrumpir es de mala educación.
- Usted tiene derecho a interrumpir a su interlocutor para pedir una explicación.
Los problemas de uno no le interesan a nadie más y no hay que hacerles perder el tiempo escuchándolos.
- Usted tiene derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.
Hay que adaptarse a los demás, si no es posible arriesgarnos a perder una amistad.
- Usted tiene derecho a decir "NO".
Cuando alguien tiene un problema hay que ayudarle.
- Usted tiene el derecho de decidir cuando prestar ayuda a los demás y cuando no.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Es tu caso?, ¿te consideras una persona "poco asertiva"?. Si detectas esa falta de asertividad en ti ¿a qué crees que es debido?.
  • ¿Son tan malas esas recomendaciones escritas en rojo?; ¿dónde crees que están sus errores?. ¿Qué y cómo habría que matizarlas para que no sean una dificultad para la asertividad?.
  • ¿Qué condiciones crees que se deben cumplir para que la asertividad sea bien ejercida y bien entendida?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para que tu asertividad sea tal y no violencia o sumisión para con los demás?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada