miércoles, 7 de mayo de 2014

El pájaro carpintero

Una mañana muy temprano, cuando todavía no salía el sol, se oía en todo el bosque el toc-toc de un pájaro carpintero que trabajaba en un árbol.
En ese momento pasó por allí una paloma, que muy amablemente le preguntó:
-“¿Qué hacéis, amigo carpintero?.
-“Estoy haciendo una casita, porque la mía se la llevó el viento y no tengo dónde vivir.
-“¿Y por qué no le pides ayuda a tus vecinos? Ellos te quieren y son muy gentiles contigo, estoy segura de que te ayudarán a hacerla más rápido.
-“Yo no quiero ayuda de nadie” respondió malhumorado el carpintero, “me basto yo solo para hacerla.
La paloma se fue cabizbaja, pensando que el carpintero estaba muy equivocado en su proceder.
Al poco rato pasó por allí un pajarillo rojo como la grana, y le preguntó de forma muy cortés al carpintero:
-"¿Quieres que te ayude?. Así acabarás más pronto.
-“No, cardenal” respondió poco amable el carpintero, “Yo solo me basto.
El cardenal se marchó pensando lo poco inteligente que era el carpintero por rechazar su ayuda.
Al otro día el carpintero se hallaba en plena faena cuando acertó a pasar por allí un conejo, que al ver el esfuerzo del carpintero, se detuvo en medio del camino y muy amable le preguntó:
-“Buenos días, carpintero. ¿Quieres que te eche una manita para acabar tu casita?
-“No, señor” fue la seca respuesta del carpintero, “yo solo me basto”.
Y el conejo se alejó refunfuñando de lo poco amable que había sido el pájaro carpintero.
Y he aquí que de pronto en el bosque se dejó de escuchar el toc-toc del carpintero. Y así durante varios días. Y dio la casualidad que por el árbol del carpintero pasó de nuevo el conejo, que de pronto escucha que alguien se quejaba. Y curioso y muy gentil preguntó:
-“¿Quién se queja de ese modo tan lastimero?
-“Soy yorespondió el carpintero. ¡Ay! me duele todo el cuerpo. Por estar solito haciendo mi casita me he caído y no puedo moverme.
El conejo, al ver al carpintero tan enfermo llamó a los otros animales del bosque, el cardenal, la paloma, y otros más, que entre todos cargaron al carpintero y lo llevaron a curar a la casa del Doctor Pato.
Cuando el carpintero abrió los ojos y miró a su alrededor vio a todos sus amigos junto a él... en ese momento vino a su memoria el trato que él les había dado anteriormente y lloró con amargura y lleno de vergüenza.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué motivos tenía el pájaro carpintero para rechazar la ayuda de los demás animales del bosque?. ¿Cuándo buscó o deseó esa ayuda?.
  • ¿Cómo se sentirían los demás animales al ver rechazada su ayuda?, ¿qué podrían haber hecho ellos al final en vez de ayudar?. ¿Qué hubieras hecho tú?.
  • ¿Qué respuesta hubiera podido dar el pájaro carpintero que demostrara algo más de amabilidad?, ¿en algo le hubiera perjudicado?. ¿Somos también nosotros como ese pájaro carpintero que es engreído al principio y sólo nos mostramos humildes "cuando ya no tenemos más remedio"?, pon algún ejemplo.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para crecer en amabilidad con quienes tienes a tu alrededor?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada