viernes, 3 de febrero de 2017

Una gota

Con la desesperanza
ella levantó su mirada,
dejó caer sus lágrimas
al caer las gotas de lluvia.

Limpió su corazón
del odio y traición,
de las falsas amistades
que en frialdad la convirtió.

Una gota bastó
para saber que sin
lágrimas se quedó,
seco quedó el corazón.

Mira al cielo y se pregunta
si ¿existe el cielo en la tierra?,
si ¿hay paraíso en el infierno?,
si ¿hay arrepiento en los que hacen daño?.

Ella no lo cree,
van vagando por ahí,
engañando sin sentir.

Ella sonríe al mirar
que el pasado pasado quedará
y sólo el presente disfrutará.

Autora: Maria Gabriel Portilla *México

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada