domingo, 13 de abril de 2014

Domingo de Ramos

Lo que hace este día es ponernos delante de un acontecimiento histórico, ante un hecho situado en el espacio y en el tiempo, como todo hecho: alguien que entró aclamado como rey en Jerusalén cierto día y que después fue torturado y muerto en una cruz. Alguien que había mostrado un gran amor a los hombres, una gran sabiduría, un hombre que había curado a muchos enfermos y que mostraba una gran compasión por los que sufren. Admirado por muchos y temido por las autoridades religiosas de los judíos. Un hombre que por su vida y milagros se ve como el Hijo de Dios.
Estamos a más de dos mil años de los hechos que se narran. Unos hechos que tuvieron un alcance mediático limitado en su tiempo y, sin embargo, con tantísimo impacto a lo largo de los siglos; especialmente para los cristianos son unos hechos significativos, pues en ellos se revela la acción de Dios en el mundo. Por eso forman parte de ese otro relato que es la profesión de fe, el credo.
Para los cristianos, Dios no solamente se manifiesta en el espacio, en la naturaleza, sino también en el tiempo, en la historia. En el tiempo acontecen hechos reveladores de la acción salvadora de Dios, reveladores de lo que Dios quiso para nosotros. Unos hechos que por su carácter revelador de Dios constituyen una “historia sagrada”. La historia que la voz inspirada de los profetas nos hacen ver como manifestación de Dios.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué día empieza la "Semana Santa"?, ¿por qué se le llama así a esta semana?.
  • ¿Cómo se celebra hoy el "Domingo de Ramos" en las parroquias?, ¿por qué se utilizan ramos de olivo u hojas de palmera?.
  • ¿Podríamos participar de esta celebración?, ¿dónde?, ¿cómo?.
  • ¿Qué podría hacer hoy personalmente para conocer y comprender mejor esto que se llama la "Semana Santa"?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada