viernes, 2 de agosto de 2013

Servicio incondicional

La mejor manera de verificar cuál es el valor del servicio es hacer servicio a alguien o a un grupo que no sea parte de tu vida doméstica o vocacional habitual.
Anda a un hogar para ciegos y léeles.
Anda a un hogar de ancianos y habla con aquellas personas que veas más solitarias.
Anda a un hospital de veteranos de guerra y juega a las cartas con algunos de allí.
Anda a un hospital de niños y sostén a un niño en tus brazos y cuéntales cuentos.
Escribe cartas con mensajes positivos y envíalas a quienes viven en soledad; haz lo que se requiera en una organización cuya existencia total se base en compartir amor incondicional;...
Cualquiera de estos actos garantizan dos cosas: 
  1. asiste a los necesitados, y
  2. alivia y hace las cosas más fáciles y más gozosas para ti, y como resultado, más gozosas para cualquiera que entre en contacto contigo.
(John Roger - "Pasaje al Espíritu" - Mas información: http://www.msia.org ).

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Coincides en la opinión del autor de este texto en que "la mejor forma de saber si tu servicio es auténtico o no es realizarlo con personas con las que no te une ningún lazo afectivo"?. ¿Por qué razón?.
  • ¿Te consideras una persona servicial?. ¿Qué razones te mueven para vivir esa actitud?, ¿para qué ser serviciales?.
  • ¿Qué experiencia obtienes cuando pones en práctica el valor del servicio?, ¿qué observas también en quienes lo reciben?.
  • ¿A qué puedes comprometerte hoy para crecer en actitud de servicio a los demás pero también a ti misma?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada