viernes, 25 de octubre de 2013

Tentaciones en el desierto

Y acercándose el tentador le dijo:
- "Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes".
Mas él respondió:
- "Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios".
Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo y le dice:
- "Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna".
Jesús le dijo:
- "No tentarás al Señor tu Dios".
Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria y le dice:
- "Todo esto te daré si postrándote me adoras".
Dícele entonces Jesús:
- "Apártate Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás y sólo a él darás culto".
(Mt.4,3-10)
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
Jesús experimenta estas tentaciones estando en el desierto, en un momento en el que él se estaba preparando para iniciar su labor pública, su anuncio: el Reino de Dios.
  • ¿Qué pueden significar estas tres tentaciones que Jesús experimenta?. ¿Cómo responde Jesús a cada una de ellas?.
  • ¿Cómo contestan algunos cuando se ven con un poder superior al de los demás?. ¿Hacemos también nosotros lo mismo... o buscamos más bien lo que es mejor para la humanidad y según el plan de Dios?.
  • Jesús se muestra reflexivo, analiza las tentaciones que sufre y piensa en lo que hay tras ellas; ¿te consideras una persona reflexiva cuando también a ti te asalta una apetencia que en realidad no te libera sino que te puede llevar a atarte a ella?.
  • ¿Cómo hacer para triunfar en las tentaciones?. ¿Qué puedes hacer hoy para crecer en esa fortaleza que Jesús demostró?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada