lunes, 30 de noviembre de 2015

Wu

Wu era un hombre fuerte y agresivo que practicaba las artes marciales. Si alguien se le atravesaba, él inmediatamente se desquitaba con puños. Les arrebataba a otros sus propiedades y dinero a voluntad, y todo el mundo le temía.
Un día caluroso, ascendió a una terraza para refrescarse. Ya había varias personas allí cuando vieron a Wu, todos estaban aterrorizados y huyeron, excepto por un solo caballero anciano.
Wu le dijo al anciano en un tono amenazante:
- Todos han huido. Solo tú no te has movido. ¿Acaso no crees que mi habilidad en las artes marciales es formidable?
El anciano le contestó:
Estás perdido y no caes en la cuenta de los errores de tu proceder”.
Tus padres te criaron esperando que te convirtieras en una persona que beneficie a su país. Pero, como un experto de las artes marciales, no das ningún pensamiento en cómo contribuir a tu país. En vez, estás resignado a ser un patotero. El país tiene de menos una talentosa persona. ¡Qué pesar!.
Wu se sintió muy avergonzado.
- Todos dicen que soy una mala persona, así que yo también me considero malo. Tus buenas palabras hoy son como los sonidos de las campanas mañaneras y los tambores nocturnos, que de repente me despertaron", dijo llorando.
Pero he sido malo durante tanto tiempo. Como una luna eclipsada que ya es difícil volver a estar redonda, aunque yo quisiera enmendar mi vida. ¿Podré convertirme en un verdadero caballero?.
El viejo contestó:
- Si de verdad cambias tu corazón y mente, y cultivas tu carácter para ser una persona buena, ¿cómo no vas a poder triunfar?
Desde ese momento Wu Qianjin cambió sus costumbres. Comenzó a servirle a su país y luego se convirtió en mariscal delegado del ejército.  Era muy respetado y apreciado por su mando profesional y amor hacia la comunidad.
Cuando uno enseña con virtud y trabaja para lograr cambios con amabilidad, uno puede inspirar a otros a reflexionar sobre el verdadero significado de la vida y otros asuntos morales, tales como, cómo cuidar y amar a los demás en vez de estar perdido en deseos y  propios intereses.
El poder de la amabilidad es enorme, porque es omnipresente y es capaz de cambiar el corazón de una persona desde su propio centro.
La amabilidad puede guiar a otros en su búsqueda y práctica de la verdad, llevarlos de nuevo a la consciencia de tomar decisiones buenas y justas, y disolver todo lo que no sea virtuoso.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Podía el anciano haber reaccionado con enfado y agresividad ante la violencia de Wu?, ¿cuál crees que hubiera sido el resultado del encuentro entre el anciano y Wu si hubiera optado por una actitud violenta en sus palabras?.
  • ¿Qué razones argumentó Wu para justificar su actitud violenta en tanto tiempo como vivió antes de encontrarse con el anciano?. ¿Qué le dice el anciano para animarle a enfrentarse y transformar su actitud violenta?.
  • ¿Qué consideramos necesario para ayudar a alguien a rectificar conductas negativas y que ese cambio sea real y no impuesto desde fuera?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para que en tus críticas exista la amabilidad además de la sinceridad?.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Itzel Ortega

Itzel Ortega entró en Estados Unidos cuando tenía seis meses, en los brazos de su madre mexicana. Su padre como muchos otros trabajó de camarero horas y horas durante años para sacar adelante a su mujer, a Itzel y a los niños que vinieron al mundo en los años siguientes bajo la bandera de las barras y las estrellas.
Buena estudiante, creativa y laboriosa, Itzel cursó sus estudios en “Potrero”, colegio del pueblo californiano de El Monte. Recién acabada esta etapa había sido admitida en la Universidad Estatal Politécnica de Pomona (California), más conocida como Cal Poly Pomona, donde deseaba estudiar Arquitectura.
El asunto se torció ya que por el origen ilegal de sus inmigración carecía de la documentación precisa para acceder a las ayudas de matriculación, caso en el que no están sus hermanos nacidos en suelo norteamericano.
Itzel estuvo hablando de su futuro con la que fue su profesora Leticia Arreola, cuyo padre entró también con diecisiete años desde México y de quien la maestra guarda un imborrable recuerdo de agotadoras jornadas de trabajo para que ella pudiera salir adelante. El mucho trabajo y su iniciativa lograron que el padre de Leticia, Fidel, pudiera finalmente adquirir la nacionalidad y prosperar. Leticia, americana de nacionalidad por haber nacido en ese país, está soltera, tiene un modesto salario de maestra y pocos gastos, ya que vive en la misma casa que sus padres.
Cuando mantuvo la conversación con Itzel, vio en aquella muchacha la vida que se puede dar a otros desde el propio corazón. Todos los recuerdos de su propia infancia educada en modelo cristiano de vida y el agradecimiento al sacrificio de su familia se mezclaron con la generosidad y ha decidido costear la carrera de Itzel -7.000 dólares al año- para que esta joven pueda estudiar la carrera para la que tiene una evidente vocación.
Walt Disney Studios le ha premiado por un proyecto presentado en diciembre. Su modelo combina paneles deslizantes para crear habitaciones con eco en las paredes donde los visitantes podían hablar o gritar, compartir sus pensamientos. El edificio del proyecto era una embajada cerca de Naciones Unidas y el tema la libertad de expresión. Buen tema.
Es para felicitarla. Pero quizás es más plausible unirnos a gente como Leticia, que sabe sacar a los sufrimientos pasados, por ella y su familia, un grado de altruismo de alto efecto y hermosura de volúmenes armónicos. De eso tratan la arquitectura y las artes ¿no?.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué piensas de las actitudes de Itzel Ortega ante tantas dificultades como tenía que andar superando?. ¿Y de la persona que le ayudó a continuar los estudios: Leticia Arreola?.
  • ¿Qué razones pudo tener Leticia Arreola para hacer lo que hizo con Itzel?. ¿Qué nos enseña su ejemplo?.
  • ¿Qué muestras de altruismo reconoces que has recibido a lo largo de tu vida?, ¿cuál de ellas destacarías especialmente y por qué?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy en concreto para practicar el altruismo con alguien que lo necesite?.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Educar la afectividad

Puede resultar extraño pero así es como sucede. Niños que aparentemente lo tienen todo, se muestran apáticos y aburridos en medio de todos los halagos, mimos y comodidades materiales. Cada vez es más frecuente encontrar niños desmotivados y con tendencia al negativismo.
Educadores y psicólogos lo achacan, en parte, a una falta de educación de la afectividad. El tono afectivo que rodee a los niños va a determinar su actitud ante la vida. En la medida en que se desarrolle en un ambiente positivo, de estabilidad, cariño y equilibrio, su personalidad crecerá de manera positiva, fuerte y con seguridad. Por ello, el sentirse querido y contar con una alta autoestima están íntimamente relacionados. Pero a pesar de la importancia que esto tiene, son pocas las ocasiones en las que como padres o educadores nos planteamos educar la afectividad y los sentimientos.
La educación afectiva cobra especial importancia en la infancia y en la adolescencia. Los sucesos de cada día, las relaciones con las personas de su entorno, el diálogo que establece con ellas -diálogo que no es sólo de palabras, sino de imitación, de búsqueda o de aprobación- van conformando su estructura emocional y le van definiendo qué, cuánto y cómo debe sentir.
Si un niño tiene deficiencias emocionales, es posible que su desarrollo afectivo se vea resentido y no pueda aprovechar al máximo las oportunidades que se le presenten en la vida. Hay que estar atento si estamos ante un niño con dificultades para centrar la atención, que es triste o susceptible en lugar de ser alegre y confiado, o agresivo y ansioso porque tiene más posibilidades de ser un adulto inseguro, desconfiado y que, en definitiva, se sienta insatisfecho.
Por el contrario, un niño que pasa su infancia rodeado de cariño tendrá más facilidad para interpretar las cosas de modo positivo, confiar en los demás y sentirse seguro y digno de aprecio.
Por lo tanto, es importante dedicar tiempo y esfuerzo a educar la afectividad de los niños, especialmente en las edades más tempranas.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Según el artículo ¿qué papel tiene la afectividad en el desarrollo personal de nuestros hijos?. ¿Por qué es tan importante educar en la afectividad?.
  • ¿En qué les afectará positivamente? y ¿cómo afectará la ausencia de afectividad o falta de atención por nuestra parte?.
  • ¿Cómo podemos hacer a diario para aumentar y dar mayor calidad a nuestras relaciones con los hijos, que ellos se sientan realmente queridos y ello les ayude en su desarrollo personal?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para demostrarles a tus hijos el afecto que les tienes y para que ellos también aprendan a expresar sus afectos?.

martes, 24 de noviembre de 2015

Jesús camina sobre las aguas

Inmediatamente obligó a los discípulos a subir a la barca y a ir por delante de él a la otra orilla, mientras él despedía a la gente.
Después de despedir a la gente, subió al monte a solas para orar; al atardecer estaba solo allí.
La barca se hallaba ya distante de la tierra muchos estadios, zarandeada por las olas, pues el viento era contrario.
Y a la cuarta vigilia de la noche vino él hacia ellos, caminando sobre el mar.
Los discípulos, viéndole caminar sobre el mar, se turbaron y decían:
- «Es un fantasma», y de miedo se pusieron a gritar.
Pero al instante les habló Jesús diciendo:
- «¡Animo!, que soy yo; no temáis».
Pedro le respondió:
- «Señor, si eres tú, mándame ir donde ti sobre las aguas».
- «¡Ven!», le dijo. Bajó Pedro de la barca y se puso a caminar sobre las aguas, yendo hacia Jesús.
Pero, viendo la violencia del viento, le entró miedo y, como comenzara a hundirse, gritó:
- «¡Señor, sálvame!».
Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice:
- «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?».
Subieron a la barca y amainó el viento.
Y los que estaban en la barca se postraron ante él diciendo:
- «Verdaderamente eres Hijo de Dios».
(Mt.14,22-33)
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Pedro cree en Jesús y por ello se atreve a bajar de la barca. ¿Cuándo empieza a hundirse Pedro: cuando llegan las dificultades o cuando duda de poder seguir caminando sobre las aguas a pesar de las dificultades?. ¿Qué nos enseña esto?.
  • ¿Cómo responde Pedro cuando ve que se está hundiendo?. ¿Cuáles crees que deben ser las actitudes de un cristiano ante las tempestades de su vida, sus limitaciones y ante Jesús?.
  • ¿Qué hace Jesús ante la súplica de Pedro?. ¿Qué creemos que hará siempre con nosotros cuando acudamos a Él buscando la Salvación?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para mantener tu fe, confianza en Él aún a pesar de las dificultades o tempestades entre las cuales te encuentres?.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Plácido Domingo y Josep Carreras

Esto refiere a dos de los Tres Tenores - Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras - que emocionaron al mundo cantando juntos.
Aún los que nunca visitaron España conocen la rivalidad existente entre los catalanes y los madrileños, ya que los primeros luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid. Hasta en el fútbol los mayores rivales son el Real Madrid y Barcelona. Pues bien, Plácido Domingo es madrileño y José Carreras es catalán. Por cuestiones políticas, en 1984, Carreras y Domingo se volvieron enemigos.
Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, ambos hacían constar en sus contratos que sólo se presentarían en determinado espectáculo si el adversario no fuese convidado.
Pero en 1987, Carreras se hizo de un enemigo mucho más implacable que Plácido Domingo. Carreras fue sorprendido por un diagnóstico terrible: Leucemia.
Su lucha contra el cáncer fue sufrida y persistente. Se sometió a varios tratamientos, como auto transplante de la médula ósea, además del cambio de sangre, lo que lo obligaba a viajar una vez por mes a Estados Unidos.
Claro que en esas condiciones no podía trabajar y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes y del tratamiento rápidamente debilitaron sus finanzas.
Cuando no tenía más condiciones financieras, tomó conocimiento de la existencia de una fundación en Madrid, cuya finalidad única era apoyar el tratamiento de leucémicos.
Gracias al apoyo de la Fundación Hermosa, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar. Demás está decir, que recibiendo nuevamente los altos caches que merecía, José Carreras trató de asociarse a la Fundación.
Pero leyendo sus estatutos, descubrió que el fundador, mayor colaborador y presidente de la fundación, era Plácido Domingo.
Descubrió que éste había creado la entidad en principio para atenderlo y que se había mantenido en el anonimato para no humillarlo al tener que aceptar auxilio de un enemigo.
El encuentro más lindo y conmovedor fue el encuentro de los dos, imprevisto por Plácido, en una de sus presentaciones en Madrid.
Allí, Carreras interrumpe el evento y humildemente, arrodillándose a sus pies, le pide disculpas y le agradece en público. Plácido lo levanta y con un fuerte abrazo, los dos sellan en ese instante el inicio de una gran amistad.
En una entrevista de Plácido Domingo, donde la periodista le preguntaba por qué había creado la Fundación Hermosa en un momento en que, además de beneficiar a un "enemigo", había revivido al único artista que podría hacerle alguna competencia, su respuesta fue corta y definitiva:
- "Porque una voz como ésa no se puede perder...".
"Esta es una historia que no debe caer en el olvido y tanto como sea posible, servir de inspiración y ejemplo de lo que es capaz la nobleza humana".

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué opciones tenía Plácido Domingo en lugar de optar por lo que hizo, creando la "Fundación Hermosa"?. ¿Qué consecuencias se hubieran producido en esos otros casos?.
  • De acuerdo con este hecho verídico ¿qué otras cualidades acompañan a la nobleza de Plácido Domingo al proponerse ayudar a Josep Carreras y a la de éste último al hacer lo que hizo y reconocer públicamente el bien que había recibido?.
  • En lugar de litigar contra quien parece que está en nuestra contra ¿qué podríamos hacer para transformar completamente el guión?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy de manera que también tú puedas transformar cualquier recelo en expresión de nobleza de tu corazón?.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Decálogo para la paz

1. Acéptate tal como eres.
2. Considera que has recibido, con toda probabilidad, más de lo que necesitas. No envidies a nadie.
3. Acepta a los demás tal como son, empezando por los más cercanos: tu familia, tus amigos, tus compañeros, tus vecinos.
4. Aprende a decir y a sentir lo bueno que hacen los demás y dilo en voz alta, sin resentimientos ni temores.
5. No te compares nunca con los demás, pues eso conduce al orgullo o a la desesperación que nunca te harán feliz.
6. Vive en la verdad sin temor a decir “SÍ” a lo que está bien y “NO” a lo que está mal.
7. Resuelve los problemas y los conflictos con el diálogo y nunca guardes rencor. El rencor te encierra en la tristeza.
8. Empieza a dialogar con lo que nos une y, sólo después, ocúpate de lo que nos divide. Siempre son más las cosas que nos unen que las que nos separan.
9. Da el primer paso, sin esperar a que lo dé el otro, y hazlo antes de que se haga de noche. Que no se ponga el sol sin haber hecho las paces, sin el abrazo de la reconciliación.
10. Ten bien por seguro y por cierto que perdonar y amar es siempre, siempre, más importante que tener razón.
Justicia, paz y salvaguarda de lo creado
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué comentario harías a cada una de estas frases que componen este decálogo?. ¿Cuáles de ellas destacarías especialmente y por qué?.
  • ¿Qué consecuencias se producirían si lográramos todos vivir esas frases que has elegido?. ¿Cuáles son, a tu juicio, las mayores dificultades para que se pueda vivir este decálogo?.
  • ¿Cómo superar las dificultades para desarrollar esta paz que nos sugieren estas frases?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para llevar a la práctica alguna o algunas de las frases de este decálogo?.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

O todo o nada

"Hay de todo y a patadas", reza el dicho.
Hoy hablamos de la "conciencia", esa voz interior que nos dice, susurra, a veces grita,... y de una manera u otra nos orienta en el camino de la vida a la hora de optar por unas decisiones u otras al pensar, hablar o actuar.

¿Es la "conciencia" igual en todas las personas?.
Pues no, no es igual. Las hay a quienes todo les parece lo mismo y da igual una mirada despectiva que un asesinato: para estas personas nada de eso tiene importancia alguna. En este grupo de persona sabundan expresiones tales como:
- "Cada palo que aguante su vela; cada cual que se apañe, ya tengo bastante con lo mío".  "No sé porqué te ofendes ¿porque te llamé hijo dep... te ofendes?; si te molesta es tu problema".  "Total, sólo la empujé y luego cayó a la carretera, luego se levantó y salió de ella, no pasó nada". ...
Su conciencia es tan laxa que no le conceden ningún valor moral a sus propios actos -si son los demás los que los hacen y ellos son los afectados... entonces sí se quejan y no poco.
Otros, sin embargo, sufren una conciencia excesivamente rígida la cual encorseta todos sus pensamientos, palabras y obras de tal manera que "todo les parece mal" y suelen guadar en su interior abundantes recuerdos negativos que, encima, son recurrentes: los recuerdan con frecuencia y les hacen sentir cada vez peor. Expresiones o pensamientos suyos son:
- "Me siento fatal: me crucé con... cuando iba por la calle y ni le saludé; me di cuanta que era él cuando ya había pasado unos metros, ¡qué mala persona soy!". "Aún me acuerdo del día en que le robé a un señor que vendía postales en su kiosko; el kiosko cerró hace más de 20 años y yo nunca se la devolví ni le fui a pagar. Ahora querría hacerlo pero... ya no sé cómo reparar el daño. ¡Nunca debí haber hecho aquello!, he quedado como un ladrón, soy un mierda". ...

¿Qué podemos hacer?.
Formar la conciencia. Formarla, educarla adecuadamente para evitar esos dos extremos y pueda orientarnos mejor en nuestra vida. Para ello tenemos algunos medios:
  1. Si somos cristianos, hagamos lectura meditada de los Evangelios, acercándonos a la referencia que es Jesús de Nazaret, sus palabras, hechos y actitudes son nuestra mejor referencia. Si no lo somos pero igualmente nos interesa el ejemplo de Jesucristo podemos igualmente fijarnos en él.
  2. Otras fuentes pueden ser las normativas, leyes, Declaración Universal de los Derechos Humanos, etc... documentos que nos aportarán con toda seguridad criterios éticos que nos porporcionarán muchas y buenas referencias.
  3. El ejemplo de familiares, amigos, personas que van pasando por la vida haciendo bien a los demás.
  4. La reflexión personal nuestra a partir de las propias experiencias, las otras referencias que hemos mencionado hasta ahora y nuestra decisión de llevar a la práctica nuestras conclusiones.
  5. Contrastemos nuestras conclusiones con los demás, especialmente con aquellas personas que sabemos buscan lo mismo que nosotros: conducirnos con sabiduría, practicar una buena convivencia y armonía con nosotros mismos y todo nuestro entorno natural y social.
Ni la estricta observancia ni la laxitud son la mejor guía, y menos cuando sólo buscamos el cumplimiento exacto de la letra. Lo importante en todo es el espíritu, nuestra intención, voluntad y amor que ponemos en el presente pues ello será lo que nos conducirá a esa conciencia que deseamos nos conduzca sin accidentes innecesarios (ya los tenemos sin quererlos).
Santi Catalán
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Si tuvieras que definir tu conciencia ¿cómo la describirías?. ¿Es excesivamente estricta o demasiado laxa?.
  • ¿Cómo has ido formando tu conciencia hasta la actualidad?. ¿En qué crees que está bien formada y en qué crees que necesitas reeducarla para que trabaje más a tu favor, la armonía contigo mismo/a y tu entorno socioambiental?.
  • ¿Qué medios de los mencionados en el artículo crees que son los mejores para formar la conciencia?, ¿qué otros añadirías?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para ser más fiel a tu conciencia o bien trabajar para formarla mejor?.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Aprender a controlar las emociones

Como bien sabemos, a veces sentimos que nuestros sentimientos y emociones nos controlan a nosotros y no nosotros a ellos, pero vemos que hay personas que cuentan con mejores habilidades para llevar sus vidas de manera satisfactoria, y nos preguntamos ¿qué tienen ellas que nosotros no?  Pues tienen lo que llamamos "destrezas emocionales", y éstas les permiten manejar su vida de forma más agradable y eficaz.
También podemos llamarle a esto "inteligencia emocional" puesto que ésta es la que nos permite desarrollarnos de mejor forma en cada ámbito de nuestra vida, sin llegar a estresarnos y superando los obstáculos que se nos presenten.

¿Cómo hacer para tener siempre emociones positivas?.
Hay que tener en cuenta que nadie está libre de tener emociones negativas, aun teniendo una inteligencia emocional desarrollada. Puesto que las emociones -tanto positivas como negativas- siempre estarán presentes, el secreto es identificarlas y saber porqué están allí para poder llevarlas como corresponda.
Al identificar cada una de nuestras emociones podemos saber qué es lo que nos preocupa o nos hace sentir bien, y con esto podremos tener mejores relaciones con las personas que nos rodean y, más aun, éxito en cada ámbito de nuestra vida (inclusive en el laboral).

¿Por qué es importante saber llevar nuestras emociones de manera satisfactoria?.
Una persona que sabe cómo manejar sus emociones tiene una vida de éxito, y no tanto por su inteligencia o decisiones, sino porque supo qué debía hacer para controlar cada una de ellas sin que éstas hicieran venirse abajo todo en su vida.
Porque, desafortunadamente, una persona con poco control emocional puede sentir que su vida no vale mucho o llegar a sentirse fracasado. Ya que las emociones negativas, como la ansiedad y el estrés, nos pueden traer grandes repercusiones, tanto físicas como mentalmente, si no son controladas desde que aparecen.
Por ejemplo, la ansiedad nos afecta directamente en nuestro cuerpo, sintiendo un nudo en el estómago o la incapacidad de respirar, por eso es necesario identificar de donde viene esta ansiedad y buscar formas para saber manejarla.
El saber controlar nuestras emociones nos hace sentir más capaces de enfrentarnos a diferentes retos, nos mantiene saludables, nos aleja de los trastornos como la depresión, nos ayuda a tener mejores relaciones con los demás, y puede evitarnos las consecuencias negativas como los cambios de humor drásticos, ya que estos afectan nuestras relaciones interpersonales.
Una persona con una inteligencia emocional desarrollada sabe bien cómo se siente y sabe comunicarse bien con los demás, y, además, es capaz de identificar el cómo los demás se sienten de forma satisfactoria.

Algunas ideas para controlar nuestras emociones.
Existen muchas formas de aprender a llevar mejor nuestras emociones y es lo que queremos ¿no? para disfrutar de una vida más plena. Aquí presentamos algunos consejos sencillos para que puedas tener más control sobre ellas y, por ende, de tu vida:
  1. Tener una buena salud mental consta de una buena alimentación, una buena rutina de ejercicios, dormir o descansar las horas suficientes.
  2. Detenerse a pensar lo que nos sucede cada día, nos servirá para calmarnos cuando veamos que vamos a perder el control. Respirar o hacer relajación puede servirnos de ayuda para no ser víctimas del impulso.
  3. Aprender a manejar nuestras habilidades de resolución de conflictos es esencial. No sólo nos servirá para avanzar a nosotros mismos sino también para ayudar a los demás.
  4. La terapia siempre es una buena opción viable en donde los expertos siempre estarán dispuestos a brindarnos herramientas necesarias para ayudarnos.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿En qué te han servido los planteamientos que ofrece este artículo?. ¿Qué conclusiones obtienes?.
  • ¿Qué utilidades hallas en "saber controlar las propias emociones"?. ¿En qué ambitos te parece que es más importante saberlas controlar: familia, trabajo, grupo de amigos, haciendo algún trayecto,... y por qué?.
  • ¿Qué ideas de las propuestas te parecen más adecuadas para controlar las emociones propias?, ¿qué otras añadirías?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para practicar ese autocontrol emocional?.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Cristal roto

Cuando no había televisión ni existían los videojuegos ni móviles ni tanta martingala idiotizante los chiquillos solíamos dedicar las horas libres sin colegio en echar una mano en las tareas de la casa, hacer algunos deberes y, sobre todo, en salir a la calle con los amigos... ¡a jugar!, correr, trepar a los árboles, divertirnos con el juego de "pote", escondite, cortahilos, fútbol -cuando había una buena era o una calle más o menos ancha-,...
Solíamos también irnos a la montaña buscando recovecos o quién sabe si alguna vez descubríamos alguna cueva con algún "tesoro escondido" y si no... al río, a perseguir a las culebras de agua para impedir que se comieran a las ranas y los peces que nadaban incautos por aquellas limpias aguas (antes ese río era así).
Otras veces nuestros juegos iban más allá de las travesuras: teníamos pasión por descubrir qué había en las fábricas cerradas o en las "pallissas" abandonadas y cuando no... organizábamos partidos de "béisbol" y como no teníamos pelota ni bates... utilizábamos las tablas de los palets que solíamos hallar rotos por fuera de las fábricas de azulejos; unas piedras hacían las veces de pelota cuando tampoco nadie hubiera traído ninguna bola hecha a base de coser trapos formando esa pelota.
Uno de esos días, en un amplio espacio todavía no edificado, organizamos uno de estos partidos. A uno de mi equipo le tocaba lanzar la bola (piedra del tamaño de una nuez) y la lanzó al bateador quien con todas sus fuerzas la lanzó con poca puntería, lejos... pero a dar justamente contra el cristal de una puerta de una casa habitada... con los consiguientes efectos catastróficos: cristal roto y peligro de una fuerte reprimenda si no más.
Nos fuimos todos a escondernos rápidamente... excepto nuestro amigo bateador que.. se quedó paralizado mirando aquella puerta y luego... botó el "bate" al suelo y se fue tranquilamente andando hasta la puerta a la que mandó el pedrusco.
No lo podíamos creer: "este niño está loco" pensábamos todos.
Al instante salió de aquella casa una señora enfurecida de tal manera que parecía una fiera, gritando como una loca, insultándonos (no reproduzco aquí los calificativos que nos dedicó),... y nuestro amigo viéndola salir..., manteniendo la calma, le dijo:
- "Fui yo señora, le pido perdón. Estábamos jugando a béisbol y sin querer se me fue la piedra a su puerta y rompí el cristal. No tengo dinero pero si quiere puedo hacer alguna cosa que usted me diga para ayudar en algo".
La señora se quedó petrificada, lo miraba y parecía no creerse que este chiquillo hubiera tenido el valor de reconocer lo sucedido. Al instante reaccionó y contestó:
- "Cualquier niño se hubiera ido corriendo y yo me hubiera quedado con el cristal roto y más nada, pero tú no lo has hecho. No voy a echarte ninguna bronca porque ya veo que sabes lo que has hecho y sabes que está mal. ¿Has merendado?".
Nuestro amigo pensó durante unos segundos y repuso:
- "No, casi nunca meriendo".
- "Pues hoy vas a merendar, entra y siéntate en el comedor".
La señora acompañó a nuestro amigo al comedor, le sirvió un bocadillo y un vaso de leche. Mientras él merendaba la señora recogió los cristales rotos y luego se sentó a charlar un rato con él; le explicó a nuestro amigo que hizo eso para premiar su honradez y sinceridad.
Nosotros, cuando él nos contó esos últimos detalles, nos quedamos como diciendo: "Mira que fuimos cobardicas y tontos, teníamos que haber hecho como él".
(Uno de mis recuerdos de hace 48 años). Santi Catalán

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Hubieras hecho como aquel chiquillo que tras romper el cristal en lugar de huir fue a pedir perdón exponiéndose a cualquier cosa?. ¿Qué hubieras hecho tú y por qué, para qué?.
  • ¿Qué piensas de la respuesta de la señora?, ¿era lógico su enfado con lo sucedido?, ¿por qué crees que cambió tan radicalmente su reacción?.
  • El resto de chiquillos envidiamos a nuestro amigo no tanto por su sinceridad sino por el premio que recibió a su sinceridad. Ahora que ya somos adultos ¿qué frutos observamos que trae consigo la honradez y sinceridad que aquel chiquillo demostró, tanto en uno mismo como en los demás?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para avanzar en sinceridad y honradez contigo mismo/a y con los demás?.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Viven

¿Han oído hablar de los sobrevivientes de los Andes?. En 1972, un avión militar con 40 pasajeros y cinco tripulantes se estrelló en  la Cordillera de los Andes en ruta hacia Santiago de Chile.
De las 45 personas que iban en el avión, 12 murieron en el accidente (entre ellas la madre de Fernando Parrado); 5 murieron al otro día, y a los 8 días muere Susana Parrado (hermana de Fernando) debido a sus lesiones. A los 16 días, una avalancha se llevó la  vida de ocho más, y dos jóvenes murieron a mediados de noviembre por las infecciones de sus lesiones.
Los demás, completaron 72 días en la montaña, hasta que fueron rescatados.
Esta es una conferencia que dio Fernando Parrado, sobreviviente de los Andes:

"NINGÚN  ÉXITO  EN LA VIDA JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA".
¿Qué conferencista logra hoy colmar un auditorio de 2.500 ejecutivos y empresarios, muchos con sus mujeres e hijos, y hablar durante una hora y media sin que nadie pierda detalle del tema?.
Fernando Parrado, uno de los 16 sobrevivientes de la tragedia de los Andes, a 36 años de aquella historia que asombró al mundo, consiguió hace ya un tiempo más que eso: Conmover a un foro de negocios y capacitación empresarial al transmitir las simples moralejas que le dejaron vivir 72 días en plena Cordillera sin agua ni comida. Fue durante la jornada de cierre de Expo Management 2008.
Su presentación, un monólogo sin golpes bajos acompañado por vídeos e imágenes de la montaña, tuvo dos etapas bien diferentes.
En la primera narró, con un relato íntimo repleto de anécdotas,  los momentos que lo marcaron de aquella odisea a 4000 metros de altura en la que perdió a buena parte de sus amigos, además de su madre y su hermana.
'¿Cómo es posible sobrevivir donde no se sobrevive?', se preguntó.
'Sobrevivimos porque hubo liderazgos, toma de decisiones y espíritu de equipo, porque nos conocíamos desde mucho antes', dijo.
Y arrojó un primer disparador...: "En la vida el factor suerte es fundamental".
Cuando llegué al aeropuerto de Montevideo no daban número de asiento para el avión.
A mí me tocó, de casualidad, la fila 9, junto a mi mejor amigo.
Cuando el avión chocó en la montaña, se partió en dos.
De la fila 9 para atrás no quedó nada. Los 29 sobrevivientes al primer impacto viajaban en la parte que quedó a salvo.  De ellos, dijo, 24 no sufrieron un rasguño.
Así, los menos golpeados empezaron a ayudar, actuando como un verdadero equipo. Administramos barritas de chocolate y maní al punto de comer un grano por horas cada uno.
Marcelo, nuestro capitán y líder, asumió su rol para contenernos cuando le preguntábamos qué pasaba, por qué no llegaba el rescate.
Decidimos aguantar. Pero días después el líder se desmoronó. La radio trajo la noticia de que había concluido el rescate.
¿Cómo hubieran reaccionado ustedes?. El líder se quiebra, se deprime y deja de serlo.
Imagínense que yo cierro esta sala, bajo la temperatura a  -14 grados, sin agua ni comida a esperar quién muere primero... ...se hace un silencio estremecedor de la primera a la última fila.
'Ahí me di cuenta de que al universo no le importa qué nos pasa'.
Mañana saldrá el sol y se pondrá como siempre. Por lo tanto, tuvimos que tomar decisiones.
En la noche 12 o 13 nos dijimos con uno de los chicos:
- «¿Qué estás pensando?»
- «Lo mismo que vos. Tenemos que comer, y las proteínas están en los cuerpos.» Hicimos un pacto entre nosotros, era la única opción.
Nos enfrentamos a una verdad cruda e inhumana.
Desde la primera fila, decenas de chicos llevados por sus padres escuchaban boquiabiertos.
Parrado apeló a conceptos típicos del mundo empresarial:
'Hubo planificación, estrategia, desarrollo'.
Cada uno empezó a hacer algo útil, que nos ayudara a seguir vivos: zapatos, bastones, pequeñas expediciones humanas. 'Fuimos conociendo nuestra prisión de hielo.'
'Hasta que me eligieron para la expedición final, porque la montaña nos estaba matando, nos debilitaba, se nos acababa la comida.
Subí aterrado a la cima de la montaña con Roberto Canessa. Pensábamos ver desde allí los valles verdes de Chile y nos encontramos con nieve y montañas a 360 grados...
...'Ahí decidí que moriría caminando hacia algún lugar.'
Entonces sobrevino el momento más inesperado.  Pero "Esta no es la historia que vine a contar", avisó...
Y contó que su verdadera historia empezó al regresar a su casa, sin su madre ni su hermana, sin sus amigos de la infancia y con su padre con una nueva pareja.
¿Crisis?. ¿De qué crisis me hablan?.
¿Estrés?. ¿Qué estrés?.
'Estrés es estar muerto a 4000 metros de altura sin agua ni comida', enfatizó.
Hay que pasar por una cosa así para darse cuenta de la diferencia entre lo importante y lo que no lo es.
En general, me siento distinto en la percepción de los problemas del día a día: la gente se complica, yo me volví bastante simple. Recordó un diálogo fundamental que tuvo con su padre, que le dijo:
- 'Mira para adelante para adelante, anda tras esa chica que te gusta, ten una vida, trabaja. Yo cometí el error de no decirle a tu madre tantas cosas por estar tan ocupado, de no compartir tantas festividades con tu hermana, no darme el tiempo de platicar con ellas mis vivencias, no decirles cuanto las amaba'.
Y cerró, determinado:
'Las empresas son importantes, el trabajo lo es, pero lo verdaderamente valioso está en casa después de trabajar: la familia.
Mi vida cambió, pero lo más valioso que perdí fue ese hogar que ya no existía al regresar.
No se olviden de quien tienen al lado, porque no saben lo que va a pasar mañana.
Una interminable ovación lo despidió de pie ......
"NINGUN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA".
Si TU tienes un cálido hogar, piensa que al igual que Yo:  ¡¡¡Eres una persona con Suerte!!!.  Te tocó de la fila 9 hacia adelante, y créeme.... la mayoría viaja de la 9 para atrás.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué sabemos de esta historia?. ¿Con qué otros detalles la podríamos enriquecer?.
  • ¿Qué hubieras hecho tú en el lugar de estas personas?. ¿Qué piensas de la enseñanza que estos sobrevivientes nos comunican: "NINGUN ÉXITO EN LA VIDA, JUSTIFICA EL FRACASO EN LA FAMILIA"?.
  • ¿Cuáles son ahora mismo tus prioridades?, ¿qué crees que necesitas cambiar o mejorar en tu vida para atender adecuadamente aquello o aquellas personas que son prioridad absoluta en tu vida?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy en concreto para evidenciar lo que es prioritario para ti?.

martes, 10 de noviembre de 2015

Pudo haber ganado

Estábamos acampados a unos cientos de metros del Monasterio de Lluch disfrutando de unos días maravillosos en un paraje sin igual. En aquel espacio había además un amplio campo de fútbol sin césped pero en el que se podía jugar muy bien.
Cuando sólo faltaban un par de días para finalizar la acampada alguien vino a invitarnos a participar en unas carreras y otras pruebas de atletismo (salto de longitud, triple salto, lanzamiento de peso (piedras gordas) y juegos de cucaña (carreras de sacos, comer manzanas con las manos atadas detrás,...). El objetivo era "ponernos en contacto a todos los niños y niñas y jóvenes que en aquellos días habíamos compartido aquel lugar y disfrutar de estas actividades".
Obviamente nos inscribimos entusiasmados y cada cual se apuntó en la prueba o pruebas en las que mejor se veía. Este menda decidió apuntarse a la "carrera de velocidad" (pensé que tenía buenas opciones).
Llegó el momento, nos pusimos en línea más de 20 jovencitos de entre 14 y 16 años; el objetivo era llegar el primero cruzando aquel campo de fútbol de punta a punta; el premio era una copa y una bolsa de golosinas.
El árbitro de la carrera hizo sonar su silbato y... ¡como un tiro salieron todos!; no sé ni cómo fue pero patiné y perdí unos metros preciosos; aunque cogí velocidad enseguida... ya no logré recortar distancias en relación con la cabeza de carrera.
Tello era muy veloz y de hecho cogió enseguida los primeros puestos de la carrera, iba el segundo en pugna con otro joven que, a falta de tan sólo 20 ó 30 metros para la línea de llegada, cayó de bruces al suelo.
Mi amigo Tello en lugar de seguir directo al triunfo se paró en seco y se dio la vuelta... para recoger del suelo al contrincante caído. Este menda y algunos más que llegamos después nos paramos con ellos dos. Otros, sin embargo, siguieron su carrera y ésta tuvo su ganador quien no fue ni mi amigo ni quien la iba a ganar casi con total seguridad,... pero Tello sí fue el primero en demostrar su nobleza de corazón al renunciar al triunfo que tenía asegurado tras la caída de su contrincante.
Ninguno de quienes nos paramos a recoger al herido supimos qué pasó después, nos fuimos a la fuente a acompañarle a lavarse los rasguños y animarle por no haber podido ganar aquella carrera que para nosotros no necesitaba ya compensación alguna; teníamos en nuestro corazón y en nuestras miradas la expresión del mayor de los premios: el gozo de haber ayudado a aquel compañero y el enorme sentimiento de admiración hacia Tello cuyo ejemplo de nobleza siempre recordaré.
(Narración de un hecho real vivido hace 42 años en Lluch, Mallorca).
Santi Catalán
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Tenía Tello otras opciones en lugar de optar por lo que eligió?. ¿Por qué y para qué crees que decidió tomar aquella decisión?.
  • ¿Qué hubiéramos hecho nosotros si hubiéramos estado en el lugar de Tello, con el triunfo de la carrera en las manos?. (Es fácil responder si su lugar hubiera sido el mío que no tenía ninguna posibilidad ya de ganar).
  • ¿Qué principios o ética debe orientarnos siempre en la "carrera de la vida" de manera que a su final nos sintamos gozosos, orgullosos de lo que vivimos?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para acrecentar tu nobleza en las relaciones con los demás?.

domingo, 8 de noviembre de 2015

La plantita

Érase una vez un hombre que siempre andaba quejándose de los miembros de su familia. Uno de esos días estaba en casa de sus padres los cuales escucharon con atención toda su retahila de quejas:
- "Mi mujer parece que no sabe ni cocinar; ya... en lugar de ir a casa al mediodía prefiero irme al bar que está cerca del trabajo; total... para lo que hablamos ella y yo..., cada vez la noto más rara".
"De las dos hijas que tenemos... una es pésima estudiante, no para de suspender y en lugar de mejorar va a peor; ya no sé ni qué hacer. Ella se queja de que estoy poco tiempo en casa pero... ¿qué quiere?, ¿que deje de ir a trabajar?".
"La otra, como ya es mayor de edad parece que tiene la casa como una pensión barata: duerme, se levanta temprano, se va a las clases de la universidad; cuando vuelve de las clases, come, se mete en su habitación,... y los fines de semana se los pasa con su novio más que en casa".
"¡Qué desastre de familia me ha tocado!".
Sus padres le escucharon pacientemente, una vez más; se miraron el uno al otro y esta vez su anciana madre le contestó:
- "Hijo, ¿qué podemos decirte que no sepas ya?. Mira, como no es la primera vez que nos cuentas esas cosas... tu padre y yo hemos pensado hacerte un regalo". El padre había salido al jardín en cuanto su esposa se puso a hablar.
- "¿Un regalo, mamá?. Les cuento lo mal que me va y ¿ustedes me van a hacer un regalo?".
- "Sí hijo, un regalo", dijo el padre mientras entraba y se situaba enfrente de su hijo entregándole una planta en su maceta.
- "Y... ¿qué hago yo con esta planta?". Dijo el hijo.
- "Muy sencillo: cuídala, riégala cuando lo necesite, dale la luz que precise, pódala cuando creas conveniente,...".
La planta era realmente hermosa: se notaba que la habían cuidado con mucho mimo.
El hombre se llevó su macetita a casa y con mucho entusiasmo la mostró a su familia y durante algunas semanas se esmeró mucho en su cuidado pero... después... fue decayendo y acabó siendo su esposa quien tuvo que responsabilizarse de ella cuando vio que estaba ya tan descuidada que ya estaba más muerta que viva. Al poco tiempo... como la planta había muerto el hijo devolvió a sus padres el tiesto que la había contenido.
Cuando el hijo contó lo sucedido su padres le contestaron:
- "Así como hiciste con la planta, así estás haciendo con tu familia. Estás esperando que dé frutos maravillosos pero ¿cómo la cuidas?, ¿qué estás haciendo para que haya en ella todo lo que te gustaría encontrar?. ¿A qué esperas para que tu esposa, tú y vuestras hijas seais todos una familia como a ti tanto te gustaría?, ¿va a ser como con la plantita de la que ya sólo quedó el tiesto que nos devolviste?".
El hijo quedó pensando en estas cuestiones mientras iba de regreso a su casa.
Cuentan que ya no lleva tanto dinero a casa como antes: solicitó reducción de jornada laboral; que se les ve salir juntos los cuatro para hacer las compras o sencillamente para ir al cine,... y ahora hay una plantita en cada ventana de aquella casa a cual más hermosa y cada vez más viva. Cuentan que en aquella casa ya no se oyen portazos ni discusiones acaloradas,... tan sólo risas.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:

  • ¿Qué problemas tenía este hombre en su familia?. ¿Cuáles vemos que eran o podían ser las causas?.
  • ¿Qué crees que pretendían sus padres entregándole aquella plantita?. ¿Cómo descubrió él lo que tenía que hacer para revitalizar su familia y hacerle recobrar toda su vida?.
  • ¿Es tu familia o el grupo de personas con las cuales convives como una plantita "mal cuidada"?. ¿Qué crees que necesita de ti?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para poder contribuir a que tu familia sea cada vez más el espacio que tanto deseas que sea?.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Esto sí funciona

La verdadera inteligencia emocional requiere que identifiques y entiendas tus propios estados de ánimo. Implica reconocer cuando y porqué estás enfadado, nervioso o triste, y actuar sobre las causas y no sólo los síntomas.
Sin embargo, en aquellas ocasiones en las que veas que irremediablemente te diriges hacia un estado emocional negativo, las siguientes técnicas pueden ser eficaces para detener o frenar esa reacción en cadena.

1. Intenta recordar tus virtudes y éxitos.
La reafirmación en tus virtudes y puntos fuertes es una de las mejores estrategias para gestionar tus sentimientos. Consiste en pensar en lo que te ha provocado esa emoción pero reduciendo su significado negativo.
Ejemplo: en lugar de enfadarte porque has llegado tarde al trabajo puedes pensar que, dado que siempre llegas a tiempo, no es tan grave.
La gente con mayor control emocional utiliza la autoafirmación cuando la intensidad de sus emociones todavía es baja y tienen tiempo para buscar otro punto de vista de la situación. Curiosamente, se ha demostrado que esta estrategia funciona especialmente bien en las mujeres.
La próxima vez que sientas que pierdes el control sobre tus emociones, recuérdate a ti mismo aquellas cosas de las que te enorgulleces en tu vida.

2. Distrae tu atención hacia un asunto concreto.
Las personas que mejor gestionan sus emociones también han aprendido a usar la distracción para bloquear sus estados emocionales antes de que sea demasiado tarde. Y parece que resulta muy eficaz cuando prevén que van a experimentar emociones intensas y no tienen suficiente tiempo para usar otras estrategias.
Como sabrás, una forma muy efectiva para calmar a un niño pequeño que no deja de llorar es desviar su atención. “¿Has visto el muñeco?” o “¿Qué tengo en la mano?” suelen disminuir su nivel de excitación si mantenemos su atención durante el tiempo suficiente.
La técnica de la distracción consiste en desvincularte de la emoción negativa centrando tu atención en pensamientos neutrales. De esta forma evitarás que la emoción coja demasiada intensidad.
Por ejemplo, si tu jefe cuestiona tu profesionalidad, en lugar de pensar que quizás termine despidiéndote podrías pensar en la celebración de cumpleaños que tienes el sábado. Es simple pero eficaz, tal y como se ha demostrado en varios estudios científicos.
Aunque a largo plazo probablemente no sea la mejor estrategia, la distracción funciona, especialmente si centras tu atención en algo concreto en lugar de dejar que tu mente vague.

3. Piensa en tu futuro más inmediato.
Las emociones muy intensas pueden provocar que te olvides de que hay un futuro y que tus acciones van a tener consecuencias. Aunque en ese momento tan sólo seas capaz de vivir el presente y tu frustración, enfado o nervios te parezcan tan importantes, ¿seguirás sintiendo eso dentro de una semana?.
Pensar en el futuro más inmediato es muy eficaz para mantener el autocontrol, tal y como se demostró en el experimento popularizado a través del libro Inteligencia Emocional. En él, los niños que resistieron la tentación de comer una golosina a cambio de recibir otra obtuvieron mejores resultados en los test escolares y mejores trabajos en los años venideros.

4. Medita habitualmente.
La meditación ha demostrado científicamente su eficacia para prevenir los pensamientos negativos repetitivos y no sólo mientras meditas, sino también a largo plazo: es capaz de diminuir el nivel de activación de la amígdala de forma duradera.
La meditación también tiene estudios en la reducción de la ansiedad. En uno de ellos, cuatro clases de meditación de 20 minutos de duración fueron suficientes para reducir la ansiedad en un 39%.
Intentar relajarte sólo cuando te asaltan las emociones no es muy eficaz. Sin embargo, meditar de forma regular y respirar correctamente sí que pueden reducir la intensidad de las emociones negativas cuando estas aparecen.

5. Date permiso para preocuparte más tarde.
Explicábamos antes que intentar suprimir una emoción o pensamiento provoca que vuelva de nuevo con más fuerza. Sin embargo, ¡posponerla para más tarde puede funcionar!.
En un estudio se pidió a los participantes con pensamientos ansiosos que pospusieran su preocupación durante 30 minutos. A pesar de ser una forma alternativa de evitar pensar en algo, lo que se ha demostrado es que tras ese período de pausa las emociones regresan con una intensidad mucho menor.
Así pues, date permiso para preocuparte después de un tiempo de espera. Te preocuparás menos.

6. Piensa en lo peor que te puede pasar.
¿Recuerdas la película Sin Perdón (Unforgiven) de Clint Eastwood?.
En ella, el personaje de William Munny, pese a estar viejo y acabado, es el mejor pistolero del oeste. Y no lo es por su velocidad ni su puntería. Como él mismo dice, lo es porque cuando las balas empiezan a volar, él controla sus emociones y mantiene la calma.
Pero ¿cómo mantener la calma?. Los samuráis y los estoicos se mantenían tranquilos incluso en las situaciones más dramáticas, ¿cómo lo conseguían?.
Pues pensando en la muerte. Y mucho.
No te pongas dramático ni te vuelvas un gótico, pero pensar en lo peor que te puede pasar te ayudará a relativizar tus problemas y mantener el control.

7. Escribe un diario de tus emociones.
La escritura expresiva consiste en escribir sobre tus pensamientos y sentimientos más profundos y ha demostrado ser eficaz tanto a nivel psicológico como físico (¡es capaz de acelerar la cicatrización de las heridas!).
Mantener una especie de diario emocional sobre lo que has sentido en algunas situaciones te ayudará a reducir la recurrencia de pensamientos negativos.

8. Tómate un respiro (y un refresco) para recuperar el autocontrol.
Tu autocontrol no es infinito. De hecho varias investigaciones indican que conforme te expones a situaciones y emociones, se va consumiendo.
Piensa en ello como hacer un sprint. Tras la carrera estás exhausto y necesitas tiempo para poder recuperarte antes de volver a correr. De la misma manera, si logras dominar tus emociones, evita volver a exponerte de nuevo a una situación tensa o será más probable que sucumbas.
Lo más sorprendente es que se ha demostrado que mantener el control consume glucosa, como si literalmente estuvieras haciendo ejercicio. Por lo tanto, para recuperar tu autocontrol tienes dos estrategias:
Tomar una bebida rica en azúcares (no es broma).
Usar la reafirmación positiva para poder gestionar de nuevo tus emociones (fuente).
La clave está en identificar cuándo tus niveles de autocontrol están bajos y evitar más situaciones emocionales mientas te recuperas.

9. Cuando todo falle, busca un espejo.
¿Perdón?. ¿Mirarse en un espejo?. Sí, por muy sorprendente que parezca esta estrategia puede ser útil para aplacarte cuando estés furibundo.
Varios estudios han demostrado que cuando te ves a ti mismo reflejado eres capaz de observarte desde una perspectiva más objetiva y por lo tanto separarte durante unos instantes de tu emocionalidad.
Cuanto más consciente seas de lo que estás haciendo, más capacidad de controlar tus emociones tendrás. Y observarte en un espejo incrementará tus niveles de autoconsciencia y te ayudará a comportarte de forma más sociable.

10. Lo más importante: encuentra el motivo de tus emociones.
A largo plazo la clave no está en luchar contra tus emociones, sino en reconocerlas y saber por qué te ocurren. Por ejemplo:
“Vale, no me gusta sentirme así pero ahora mismo tengo mucha envidia (reconoces la emoción) porque a Andrés le han felicitado por su trabajo y a mí no (reconoces el por qué).”
Lo importante es ser honesto contigo mismo sobre el por qué. No hagas como la mayoría e intentes engañarte. A menudo nos mentimos haciéndonos creer que estamos enfadados con alguien por su comportamiento y no porque le han dado el ascenso al que aspirábamos y eso ha afectado nuestra autoestima.
Conocer la verdad real de tus sentimientos te ayudará a tratar la causa.

¿La conclusión?.

Si quieres aprender realmente cómo controlar tus emociones debes saber que no hay una solución única. Encontrar la estrategia más adecuada para regular los sentimientos negativos así cómo entender su origen para tratar la causa es la única forma de evitar que tomen el control de nuestra mente.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • De todas estas estrategias ¿cuál o cuáles te han aportado mejor resultado?. ¿Cómo hiciste concretamente para ello?.
  • ¿Hay algunas otras no mencionadas aquí que también te han ido muy bien?, ¿cuáles?, ¿cómo hiciste?.
  • ¿Hay otras de éstas que no te funcionaron?, ¿cuáles pudieron haber sido las causas de aquel mal resultado?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para que éstas u otras estrategias te puedan funcionar bien si acaso tienes en mente alguna situación que te está provocando un mal estado emocional?.