miércoles, 30 de julio de 2014

El bote y las pelotas de golf

Un profesor, delante de sus alumnos de la clase de filosofía, sin decir ni una palabra, cogió un bote grande de vidrio y procedió a llenarlo con pelotas de golf.
Después preguntó a los estudiantes si el bote estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo en decir que sí.
El profesor cogió una caja llena de perdigones y los vació dentro del bote. Estos llenaron los espacios vacíos que quedaban entre las pelotas de golf.
El profesor volvió a preguntar de nuevo a los estudiantes si el bote estaba lleno, y ellos volvieron a contestar que sí.
Después el profesor cogió una caja con arena y la vació dentro del bote. Por supuesto que la arena llenó todos los espacios vacíos y el profesor volvió a preguntar de nuevo si el bote estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes le respondieron con un sí unánime.
El profesor, rápidamente añadió zumo frequito de naranja al contenido del bote y efectivamente, el líquido llenó todos los espacios vacíos entre la arena.
Los estudiantes reían. Cuando la risa se fue apagando, el profesor les dijo:
- "Quiero que os fijéis que este bote representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos, el amor, cosas que te apasionan. Son cosas que, aunque perdiéramos el resto y nada más nos quedasen éstas, vuestras vidas aún estarían llenas.
Los perdigones son las otras cosas que nos importan, como el trabajo, la casa, el coche.....
La arena es el resto de las pequeñas cosas.
Si primero pusiéramos la arena en el bote, no habría espacio para los perdigones, ni para las pelotas de golf. Lo mismo sucede con la vida. Si utilizáramos todo el nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, no tendríamos nunca lugar para las cosas realmente importantes.
Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad.
Juega con tus hijos, concédete tiempo para ir al médico, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o tu afición favorita. Siempre habrá tiempo para limpiar la casa, para reparar la llave del agua.
Ocúpate primero de las pelotas de golf, de las cosas que realmente te importan. Establece tus prioridades, el resto sólo es arena".
Uno de los estudiantes levantó la mano y le preguntó "qué representaba el zumo de naranja".
El profesor sonrío y le dijo:
- "¡Me encanta que me hagas esta pregunta!. El zumo de naranja es para demostrar que aunque tu vida te parezca llena, siempre hay espacio para tomarte un sabroso refresco con un amigo".

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:

  • ¿Realmente es cierto que si ponemos primero la arena, luego los perdigones y finalmente las pelotas de golf pasaría que especialmente las pelotas de golf no podrán entrar?. ¿Qué es lo único que siempre cabrá sí o sí?.
  • ¿Qué conclusiones obtienes tú de esta metáfora?.
  • ¿Cuáles son para ti esas cosas que son las más importantes en tu vida?, ¿y las que vienen a continuación?,... y ¿las más pequeñas?. ¿Realmente sigues en tu vida ese orden de prioridades?, ¿qué resultado obtienes y por qué?.
  • ¿Qué harás hoy para lograr un orden de prioridades que genere satisfacción en ti y te ayude a poder decir al final: "hoy fue un día feliz para mí"?.

lunes, 28 de julio de 2014

12 consejos para vivir con resiliencia

La doctora Rafaela Santos propone 12 consejos sencillos para que la sobrecarga laboral y la presente en otros ámbitos de la vida no anulen las posibilidades de vivir con plenitud el día a día:
  1. Reflexiona sobre qué es lo que de verdad te importa y vuelve a orientarte a tus objetivos vitales.
  2. Desconecta al llegar a casa para conectar con  tu familia o amigos.
  3. Proponte pistas de frenado auténticas cada fin de semana para regular el estrés y mantener las amistades.
  4. No admitas en tu vida las quejas. Son improductivas y pierde calidad tu personalidad.
  5. Enfócate en el área de influencia en vez de en el área de preocupación para eliminar cuanto antes los conflictos.
  6. Aprende a sonreír y manejar la comunicación asertiva y no violenta ante los conflictos.
  7. No te dejes invadir por la inmediatez. Vivir pendiente de los mensajes va en detrimento de la calidad de vida personal y laboral.
  8. Crea un espacio de paz donde poder pensar y recuperar tus coordenadas vitales ante la prisa y el estrés.
  9. Evita las discusiones mediante inteligencia emocional: inteligencia para saber a dónde voy y empatía para entender al otro.
  10. Mantén la forma física: alimentación sana, sueño adecuado y hacer ejercicio con regularidad.
  11. Practica la 'ecología informativa': no difundas malas noticias gratuitamente.
  12. Dedica tiempo a tus amigos de siempre y cultiva tus aficiones.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Elije los 3 consejos de entre estos 12 que más y mejor estés viviendo ya; también otros 3 que no los estés viviendo en absoluto o bien muy poco; comenta con quienes tienes a tu lado los frutos de vivir la resiliencia siguiendo estos consejos.
  • ¿Qué conclusiones obtienes tras este diálogo interno y también con el que has establecido con quienes están contigo?.
  • ¿Qué frutos positivos se obtienen viviendo la resiliencia conforme la doctora Rafaela Santos propone?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para hacer crecer la resiliencia en ti, te haga bien a ti y también a tu alrededor?.

sábado, 26 de julio de 2014

Vamos a ver

La prudencia es una virtud de la razón, no especulativa, sino práctica: la cual es un juicio, pero ordenado a una acción concreta.
La prudencia nos ayuda a reflexionar y a considerar los efectos que pueden producir nuestras palabras y acciones, teniendo como resultado un actuar correcto en cualquier circunstancia. La prudencia en su forma operativa es un puntal para actuar con mayor conciencia frente a las situaciones ordinarias de la vida.
La prudencia es la virtud que permite abrir la puerta para la realización de las otras virtudes y las encamina hacia el fin del ser humano, hacia su progreso interior.
La prudencia es tan discreta que pasa inadvertida ante nuestros ojos. Nos admiramos de las personas que habitualmente toman decisiones acertadas, dando la impresión de jamás equivocarse; sacan adelante y con éxito todo lo que se proponen; conservan la calma aún en las situaciones más difíciles, percibimos su comprensión hacia todas las personas y jamás ofenden o pierden la compostura. Así es la prudencia, decidida, activa, emprendedora y comprensiva.
El valor de la prudencia no se forja a través de una apariencia, sino por la manera en que nos conducimos ordinariamente. Posiblemente lo que más trabajo nos cuesta es reflexionar y conservar la calma en toda circunstancia, la gran mayoría de nuestros desaciertos en la toma de decisiones, en el trato con las personas o formar opinión, se deriva de la precipitación, la emoción, el mal humor, una percepción equivocada de la realidad o la falta de una completa y adecuada información.
La falta de prudencia siempre tendrá consecuencias a todos los niveles, personal y colectivo, según sea el caso. Es importante tomar en cuenta que todas nuestras acciones estén encaminadas a salvaguardar la integridad de los demás en primera instancia, como símbolo del respeto que debemos a todos los seres humanos.
El ser prudente no significa tener la certeza de no equivocarse, por el contrario, la persona prudente mucha veces ha errado, pero ha tenido la habilidad de reconocer sus fallos y limitaciones aprendiendo de ellos. Sabe rectificar, pedir perdón y solicitar consejo.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué definición de "prudencia" podríamos obtener con los datos que nos da este artículo?.
  • Por un ejemplo que conozcas, vivido u observado en los demás, en los que se vea la prudencia y otro en el que lo que figura es la imprudencia. ¿Qué efectos o resultados aporta una y otra experiencia?.
  • ¿Qué cualidades y actitudes acompañan a la prudencia: qué hemos de hacer para poder decir que somos personas prudentes?.
  • Proponte para el día de hoy alguna acción en la que se demuestre que has actuado con prudencia y observa al final de la jornada los frutos de ese hecho.

jueves, 24 de julio de 2014

Fortaleza del carácter

La perseverancia es la capacidad para seguir adelante a pesar de los obstáculos, dificultades, desánimo, aburrimiento, frustración, o los propios deseos de rendirse. La persona perseverante termina lo que ha empezado, vuelve a intentarlo tras un fracaso inicial, persigue sus objetivos y se mantiene concentrada y trabajando en su tarea.
Por el contrario, si nos vamos al extremo opuesto de la perseverancia, nos encontramos con personas perezosas y vagas, que se rinden demasiado pronto o que ni siquiera lo intentan, que buscan lo fácil y toman atajos siempre que pueden, pierden el interés con facilidad y abandonan ante la más mínima dificultad.
La perseverancia es algo que suele ser admirado por los demás. Quién no sintió admiración por aquella corredora que, a pesar de estar exhausta, sin apenas poder moverse, siguió hasta cruzar la línea de meta, demostrando así un gran espíritu de lucha y superación.
ThomasEdison probó más de 6000 sustancias antes de encontrar la que finalmente resultó ser útil para crear el filamento de la bombilla eléctrica. Dijo que "el genio es un 99% transpiración y un 1% inspiración".
AbrahamLincoln perdió seis elecciones y fracasó en dos negocios antes de convertirse en uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.
HellenKeller se quedó sorda, muda y ciega tras una enfermedad con poco más de un año de edad. A pesar de este tremendo obstáculo, no sólo logró aprender a comunicarse con los demás, sino que fue la primera persona sordomuda en conseguir un título universitario. La cantidad de obstáculos que tuvo que superar para lograr sus propósitos en una época en que las personas como ella apenas podrían aspirar a nada más que a permanecer vivas, fue digna de elogio. Hellen Keller se convirtió en una activista por el sufragio de las mujeres, los derechos de los trabajadores y los derechos de ciegos y otros discapacitados, pasó gran parte de su vida dando discursos y conferencias, fundó la organización Helen Keller International (HKI) junto con George Kessler, viajó por casi todo el mundo y publicó 12 libros y diversos artículos.
En general, persistir ante el fracaso es difícil, puesto que el fracaso produce una emoción desagradable que hace que las personas deseen dejarlo y mirar hacia otro lado. La persistencia requiere vencer esta tendencia a abandonar.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué razones hallas para que las personas seamos "perseverantes" en algo?. ¿Qué nos puede motivar o animar a cultivar este valor o virtud?, ¿para qué ser perseverantes?.
  • Si has podido leer el ejemplo de estos tres personajes que el texto nos sugiere ¿qué destacarías tú acerca de sus vidas, de cada uno de ellos?.
  • ¿Te cuesta ser perseverante?, ¿en qué te cuesta más y por qué crees que es así?. ¿Qué necesitas para poder desarrollar en ti esta cualidad?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para crecer un poco más en el valor de la perseverancia?.

martes, 22 de julio de 2014

7 razones para perdonar

En el libro de tareas diarias de "Una vida mejor" de Joel Osteen, varios capítulos son dedicados al perdón. De todo lo que ahí se menciona agrupamos las ideas principales y han resultado 7 reflexiones:

"Cuando se cierra una puerta, hay otra que se abre. Pero muchas veces nos quedamos mirando la puerta cerrada durante tanto tiempo que no vemos la que se abre delante de nosotros", Alexander Graham Bell.
A todos nos suceden cosas quizás nada agradables o que no estaban en nuestros planes y todos podemos echarle la culpa de cómo nos sentimos a los demás o a las circunstancias. Quizás las razones que tengas sobre porqué te están sucediendo esas cosas son válidas y todo lo que estás experimentando no es precisamente lo que desearías haber vivido. De pronto se trata de una enfermedad, un negocio frustrado, una relación que terminó, la traición de un amigo, una baja en tus ingresos y demás. La cosa es que si deseas salir adelante no puedes estar concentrándote solamente en esas situaciones que desde ya forman parte de tu pasado, debes dejarlas de lado, liberarte de los "por qué a mí" y la mentalidad de víctima y cambiar de canal, así como lo haces cuando te encuentras algo en la televisión que no te agrada, simplemente tomas el control remoto y cambias de canal. Cámbiate a lo positivo, a dejar de quejarte y a concentrarte en dar lo mejor y entender qué es lo que debes hacer para salir adelante. Recuerda que como aprendiste en otras columnas, los pensamientos y las palabras definen nuestro futura y nuestra realidad. Así de simple, ¡tú decides!.

"Quien no puede perdonar a otros, rompe el puente por el que él mismo puede pasar", Corrie Ten Boom.
Para dejar el pasado tendrás que avanzar. A veces hemos elegido tanto el temor en nuestras vidas que se vuelve nuestra zona de confort y la felicidad nos asusta. A veces, pasamos tantos días, semanas, meses o años concentramos en lo que nos pasa que no vemos la salida hacia lo que realmente podemos lograr. La idea es usar lo que te pasa como un puente hacia mejores situaciones, siempre y cuando te esfuerces en ver la manera correcta de salir del pasado. Si te tiran piedras úsalas para hacer una montaña y pasar al otro lado, no te concentres en esquivarlas. Si realmente deseas salir adelante, estar mejor y lograr lo que deseas, debes quitarte el traje de autocompasión, dejar las excusas y de culpar a los demás por lo que te ha sucedido. Nadie más que usted es el arquitecto y constructor de su propia vida y en sus manos tiene la solución: empiece a perdonarse por haber elegido que lo que los demás hayan dicho o hecho le haya afectado y perdone también a esas personas que la vida le ha puesto en el camino. Tómese el tiempo ahora mismo de hacer una lista, de analizar de quienes necesita perdón y a quienes necesita perdonar. Hágalo, ¡es por su bien!.

"Cuando perdonamos no estamos cambiando el pasado, pero sí el futuro", Bernard Meltzer.
Cuando usted perdona no le hace un favor a la otra persona, todo el beneficio lo atrae hacia usted. Albergando odio, ira, resentimientos, rencor, dolor y enojo hacia los demás, sólo le traerá depresión, frustración y mucho bloqueo en su vida. La desgracia y tristeza se apoderan de usted y estos sentimientos hasta pueden llegar a somatizarse, manifestarse como enfermedades, tal y como lo comenté en una columna anterior. Recuerde que cargar todo eso, no sólo afecta su vida, sino que además todas las relaciones de trabajo, familiares, sociales, amigos con quien usted convive. Siempre conviene escarbarle, buscar, con ayuda de un profesional para llegar a la raíz de esos sentimientos, porque te aseguro que una gran cantidad de veces nuestras reacciones vienen de situaciones que debemos sanar por hechos que nos marcaron en la niñez, en la adolescencia, una etapa adulta o más reciente. Cuando sanas esas heridas, eres libre para vivir el presente, dejando totalmente el pasado atrás. Esto puede tomar tiempo pero es lo más conveniente que alguien puede hacer en su vida para gozar de plenitud.

"No permitiré que nadie reduzca o degrade mi alma haciendo que lo odie", Booker T. Washington.
En ocasiones, estamos tan aferrados a que nuestra idea es la única que nos conviene. Incluso algunos podrían cambiar el Padre Nuestro y rezar algo más o menos así: "hágase tu voluntad en el Cielo como en la Tierra, pero recuerda que tienes que darme tal casa, tal pareja, tal carro, tal empleo". Es decir, condicionamos a la vida, no somos flexibles, no estamos dispuestos a cambiar de rumbo, a empezar a escuchar a la vida y decidirnos ir por el rumbo que nos corresponde. ¿Qué situaciones cree que podrían estar mejor en su vida si tuviera un cambio de rumbo en ese aspecto?. ¿Qué situaciones debe sanar, debe perdonar para soltar, avanzar en la vida?. Si usted no perdona, la congoja y problemas no desaparecerán de su vida. Le repito: ¡usted decide!.

"Abandonar equivale a rendirse, abandonarlo todo en manos de Dios es creer", A. W.Tozer.
Todo en la vida tiene su momento y su lugar. Ni antes ni después. Si usted cree que debe tomar la justicia en sus manos sobre lo que los demás han hecho y dicho y cómo le ha afectado en su vida, esta equivocado. Como ya vimos en otra columna también, no debes pagar con la misma moneda. Ocúpese en sanar cada raíz que evoca dolor, sufrimientos, tristeza y angustia en su vida. Confíe en que todo estará bien, si usted actúa bien, el bien será lo que la vida le devuelva. Vibre en positivo, en amor. En vez de concentrarse en lo que pasó y lo que no ha pasado, agradezca las experiencias que la vida le ha concedido y avance en positivo, recuerde que el amor y la fe, mueven montañas.

"No permitas que aquello que no puedes hacer interfiera con aquello que sí puedes hacer", John Wooden.
Lo que está hecho, hecho está, afortunadamente tienes todo un camino por delante. Evita ser como la gran mayoría de personas que se concentra en lo que pasó, en lo que los ha detenido, apartándose del camino a donde iban y se la pasan días lamentándose por lo que sucedió, en vez de quitarse el polvo de la caída y salir adelante. Repóngase de todo lo que la vida le ha presentado, no se detenga demasiado tiempo en el pasado y canalice toda la energía en salir adelante en no castigarse por lo que le ha pasado. No pierda las oportunidades que la vida tiene para usted, por vivir en el pasado. Si nos concentramos en lo que podemos hacer, lo logramos. Camine hacia delante. Como dice Cristina Saralegui, "pa' trás, ni pa' tomar impulso".

Así que en tus manos está, tú decides si vives en tu pasado o empiezas a perdonar para recibir todo lo que la vida tiene para ti ¡aquí y ahora!.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Podrías resumir más todavía estas 7 razones?, ¿cómo las formularías?.
  • ¿Te convencen estas 7 razones?, ¿cuáles de ellas te parecen más contundentes?. ¿Habría que añadir alguna otra no mencionada aquí?, ¿cuál?.
  • ¿Te cuesta perdonar?. ¿Qué obstáculos encuentras para lograr perdonar a los demás?; ¿y para atreverte a pedir perdón?.
  • ¿Qué estás dispuesto a hacer hoy para liberarte del rencor, de ese peso que se arrastra cuando no existe el perdón y no te permite vivir en absoluta armonía contigo mismo y los demás?.

domingo, 20 de julio de 2014

En vez de juzgar

Jesús en el Evangelio nos dice: "No juzguen y no serán juzgados". Si nos pide tal cosa es porque sabe que tendemos mucho a eso: a juzgar y condenar con demasiada frecuencia. Para poder seguir su mensaje proponemos contemplar estas cinco claves:
Empatía:
Si logras imaginarte la situación que vive otra persona, te sentirás menos inclinado a juzgarla. ¡Inténtalo con firmeza!, “ahora comprendo por qué razón esa persona se comporta así”. En lugar de añadir más separación y coraje en el mundo, estarás cultivando la conexión y el entendimiento.
Bendícele:
Hace tiempo trabajé con una mujer que trataba con clientes molestos todo el día. Con frecuencia la escuchaba decir suavemente: “que Dios le bendiga”. En cierta ocasión me dijo: “decirles esto es mejor que decirles lo que estoy tentada a decir”. Y su técnica funcionó muy bien. Siempre estaba serena, y los clientes molestos ya no le preocupaban.
Haz oración:
Cuando descubras que actúas como juez, comienza a orar por la persona a la que estás juzgando. Pídele a Dios que le dé a esa persona lo que deseas para ti y para los que amas. Después de todo, Dios ama a esta persona tanto como a ti. ¿Por qué no seguir el ejemplo de Dios e intentar amar también a la otra persona?.
Mira al interior:
Si te está molestando algún rasgo o actitud de otra persona, probablemente haya algo en ti de ese rasgo o actitud. Cuando alguien más acapara la atención, esto puede amenazar tu necesidad de atención. Quien está dominando emite una luz que opaca tu propio deseo de controlar la situación. En lugar de juzgar a los demás por su comportamiento, intenta examinar qué es lo que turba tu interior. Pídele a Dios que te sane y transforme por medio de su gracia amorosa.
Si lo anterior no te sale ni a tirones, distráete:
Cuando alguien te saca el coraje, o como se dice en Colombia: “te sacan la piedra” y te sientes tentando a poner a esa persona en su lugar, sigue el juramento que realizan los practicantes de medicina de no hacer daño a nadie. Si no puedes musitar una bendición, manifestar tu empatía, o el amor, por lo menos puedes apartarte de esa situación y centrar tu atención en algo distinto. Tranquilízate un momento antes de juzgar. Dale a Dios la oportunidad de haga surgir algo nuevo para la persona que quieres juzgar y para ti mismo.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Te sale muy rápido eso de "juzgar a los demás"?. ¿Cómo te sientes cuando lo haces?, ¿logras con ello solucionar los problemas que según tu parecer originan esas personas?.
  • ¿Has puesto en práctica ya las cinco recomendaciones que el texto anterior nos ofrece?. ¿Qué frutos has observado?.
  • Si no las has puesto en práctica ¿qué razones han sido las que te han impedido o dificultado hacerlas vida?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para evitar juicios y condenas respecto de los demás?.

viernes, 18 de julio de 2014

Antes de hablar

Esta es la historia de una joven ciega que se odiaba a si misma y a todo el mundo por ser ciega. Odiaba a todos, menos a su novio que la quería mucho y siempre y para todo estaba a su lado.
Ella aseguraba que él era el amor de su vida y que si vivía era gracias al apoyo y al amor que de él recibía, así que incluso hablaron de matrimonio y formar en breve una familia.
El novio, ya no sabiendo cómo ayudarla para que ella alcanzara la felicidad completa, tomó una drástica solución y finalmente logró solucionar el asunto.  Operaron a su novia y pudo ver. Cuando lo hizo, el novio le preguntó:
- "Ahora que ya puedes verme y valorarme también según lo que ves ¿te casarías conmigo?".
Ella recordó las palabras que se decían días atrás pero... un pensamiento le corroía a toda velocidad su interior: "¿cómo voy a casarme con un chico que ni siquiera tiene ojos?, está peor de como yo estaba antes". No lo pensó más y de inmediato le respondió:
- "No puedo. Nunca me dijiste que fueras ciego, me has estado engañando, eres despreciable, ¡vete, no quiero volver a verte nunca más!".
El novio, triste, lo comprendió y se despidió de su vida. En su partida le dijo: 
- "Tan sólo te pido que cuides muy bien de mis ojos, pues te los regalé y ahora son los tuyos. Te amo."
Hoy, antes de decir algo destructivo, piensa en los que no pueden hablar; antes de quejarte del sabor de tu comida, piensa en los que no tienen que comer; antes de quejarte de tu pareja, piensa en los corazones solitarios y tristes que añoran un compañero; antes de quejarte de tus hijos, piensa en quienes no los tienen y los desean; cuando estés cansado y reniegues de tu trabajo, piensa en los millones que están desempleados y quisieran el tuyo; antes de señalar con el dedo, Y TOMARTE LA ATRIBUCIÓN DE JUZGAR, recuerda que todos hemos cometido errores, y lo seguiremos haciendo. Y cuando el cansancio y las tinieblas quieran timarte y llenarte de pensamientos negativos y destructores, ¡¡SONRÍE!!, SONRÍE y da gracias porque estás vivo y todavía andas por aquí.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • El relato expresa una situación límite, extrema y muy dura en su desenlace pero ¿qué nos enseña?. ¿Qué relación tiene con el "pensar antes de actuar"?.
  • ¿Qué podía haber hecho él para evitar el resultado final?, ¿qué podía haber hecho ella para evitar también ese resultado?.
  • ¿Qué opinas del contenido del último párrafo?, ¿qué conclusiones obtienes de él?.
  • ¿Te pasa que aún metes la pata por no pensar antes de hablar o actuar?. ¿Qué vas a hacer hoy para ejercitar el ser una persona más reflexiva antes de tomar cualquier decisión?.

miércoles, 16 de julio de 2014

La personalidad saludable

En la antigua Grecia nada se sabía de virus y bacterias, pero ya reconocían que la personalidad y sus características, desempeñan un rol fundamental en los orígenes de la enfermedad.
Galeno, una figura gigantesca del mundo antiguo, ya observó la existencia de un vínculo muy estrecho entre la melancolía y el cáncer de mama. De este modo, en estos primeros enfoques médicos, encontramos tempranamente un criterio holístico en la consideración de la salud y la enfermedad.
Platón remarcaba que la buena educación es la que tendía con fuerza a mejorar la mente juntamente con el cuerpo. Reconocía, de alguna manera, que la salud corporal conduce a la higiene mental, pero, al mismo tiempo, que el buen estado mental predispone al buen estado corporal. Así, establecía, específicamente, que el alma "buena", por su propia excelencia, mejora al cuerpo en todo sentido.
En los tiempos actuales, desde el siglo XX, especialmente, pero también desde mucho antes -e incluso en la medicina oriental antigua-, se comienza a reconocer la necesidad de concepción holística de la salud.
La concepción psicosomática nos obliga a atender nuestra interioridad como causa posible de perturbaciones del cuerpo. Esto es reconocido unánimemente por la clínica occidental, que ve que en los consultorios un altísimo porcentaje de consultas responde a distorsiones de la mente o de la personalidad, en sentido amplio.
Este nuevo enfoque no es dualista a la manera cartesiana. Concibe al hombre como una unidad, en la que con mucha frecuencia anidan los poderes curativos, que estimulados, ayudan a resolver los problemas somáticos. La filosofía médica no materialista de este modo va incrementándose en el mundo en que pudo predominar la medicina convencional.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Según esta explicación de lo que es la "personalidad saludable" ¿qué entendemos por "tener una buena salud"?.
  • ¿Cómo estás cuidando tu salud física, la psíquica y la espiritual?. ¿Hay algo que puedas hacer para mejorarlas?, ¿el qué?.
  • ¿Por qué es tan importante cuidar nuestra interioridad, la salud psíquica y la espiritual?, ¿por qué no es suficiente con cuidar la salud física?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy para mejorar tu salud en cualquiera de sus dimensiones?.

lunes, 14 de julio de 2014

Para la paz interior

Todos queremos sentirnos en paz, estar felices, vivir tranquilos junto a los seres que amamos, pero ¿acaso estás haciendo algo por conseguirlo?. La paz interior, así como otras cualidades del bienestar emocional, implica trabajo constante, por eso comienza por plantearte cuáles son las herramientas de las cuáles dispones para alcanzar tu deseo.
Detectar cuáles son las fallas que podrían dificultar tu camino a la paz interna es un paso esencial. Por ejemplo si eres una persona nerviosa, mal humorada, ansiosa etc, estas emociones deberán ser controladas y neutralizadas para que puedas evolucionar.
Encontrar la paz interior implica saber controlarse al tiempo que aprendemos a detectar y neutralizar las emociones negativas que nos invaden. Se necesita un cambio de pensamiento, conducta y visión del mundo, pero esto es progresivo, no esperes alcanzarlo de la noche a la mañana.
Aprende a darle a las cosas su justo valor. Muchas veces nos preocupamos o frustramos con pequeñeces que tienen solución, esto nos llena de tensión y nos impide sentirnos en paz. La próxima vez hazte las tres preguntas fundamentales: "¿dentro de tres meses esto tendrá importancia?, ¿y dentro de un año?, ¿y en cinco?". En la mayor parte de los casos la respuesta a esas tres preguntas será "no", entonces ¿vale la pena tanta preocupación?.
Déjate ayudar por las distintas técnicas milenarias, como la meditación, la oración,... disciplinas que te ayudarán a drenar las tensiones, conectarte contigo mismo, calmar la mente y aclarar tus ideas.
Otra opción muy recomendada es leer textos acerca del tema. Encontrar inspiración es los libros es una buena forma de diseñar nuestro camino personal para encontrar la paz interior.
Recuerda que sentirnos en paz es un trabajo que demora años, que nunca se detiene y que más que una meta se convierte en una filosofía de vida. Comienza a trabajar en ello y verás como a medida que transcurre el tiempo irás evolucionando, cambiando tu mentalidad y mejorando tu vida.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué conclusiones obtienes de la lectura de estas ideas para construir la paz interior?.
  • ¿Estás siguiendo ya algunas de estas estrategias para lograr ese equilibrio interno?, ¿cuáles?. ¿Añadirías alguna más?, ¿cuál?.
  • ¿Qué necesitas o necesitarías cambiar o mejorar en ti para alcanzar la paz interior que a ti te gustaría sentir y disfrutar?.
  • ¿Qué estás dispuesto a hacer hoy, concretamente, para crecer en paz interior?.

sábado, 12 de julio de 2014

El valiente jefe cobarde

Cuando el joven Nerino fue nombrado jefe de la tribu, todos esperaban que, tal y como era costumbre en la isla, dedicase sus esfuerzos a luchar contra la gran bestia del ojo de fuego, el malvado ser que los aterrorizaba desde hacía cientos de años. Nerino había prometido derrotar a la bestia, y aunque era un buen luchador, no parecía mejor que los que habían fracasado antes que él. Calculaban que no duraría mucho más de un año como jefe de la tribu. Era más o menos el tiempo que se tardaba en preparar y entrenar un grupo de guerreros para viajar hasta la cima del volcán, donde vivía el terrible enemigo. Una vez allí, sin importar lo valientes y fuertes que fueran, todos los del grupo eran aniquilados en unas pocas horas.
Pero no ocurrió nada. Nerino no preparó un ejército, ni entrenó más de lo habitual, ni inventó nuevas tácticas de lucha. Se limitó a cambiar el asentamiento de la tribu cuando en verano la bestia lanzaba sus más feroces ataques, inundando todo con el abrasador fuego de su ojo.
Todos le miraban con insistencia y preocupación. Le pedían que luchara, que hiciera algo, que fuera tan valiente y cumpliera con su destino como jefe, pero Nerino se limitaba a decir:
- “Venceré a la bestia, pero aún no es el momento”.
Así pasaron tantos años que Nerino se convirtió en un anciano. Y aunque le respetaban como jefe, pues su estrategia de ir cambiando de lugar en la isla había permitido salvar muchas vidas, todos le tenían por un cobarde.
Pero cuando ya nadie lo esperaba, Nerino preparó un grupo de guerreros. Lo hizo de pronto, sin avisar, una fría noche de invierno. La nieve, rara en aquella isla, cubría el suelo, y el grupo tuvo que marchar descalzo, con los pies helados, camino del volcán, a toda prisa. Junto a la cima del volcán encontraron la cueva de la bestia. Nerino entró decidido, mientras sus compañeros realizaban los rituales típicos de despedida y se disponían a morir...
Cuando entraron, el anciano estaba en pie junto a la bestia. Ésta estaba tendida en el suelo, hecha un ovillo, temblando y gimiendo, al borde de la muerte. Nerino y sus guerreros no tuvieron problemas para apoderarse del ojo de fuego y encadenar fuertemente a la bestia.
De vuelta al campamento de la tribu, todos deseaban escuchar la aventura de Nerino y su combate con la bestia. Ni siquiera el bebé más pequeño faltaba cuando el jefe inició su relato:
- "Jamás he pensado luchar con algo tan terrible, y hoy tampoco lo he hecho.” -dijo, creando un sentimiento de extrañeza y expectación. Y prosiguió:
- "¿Ninguno os habíais fijado en que la bestia nunca atacaba en los peores días del invierno, y que después de alguna época especialmente fría, su fuego no era tan intenso, ni sus ataques tan temibles?. Durante muchos años he estado esperando una nevada como la de hoy, pues lo que necesitábamos no eran guerreros, sino frío. Cuando llegamos al volcán, la bestia estaba tan débil que no pudo ni luchar. Por fin hemos acabado con siglos de luchas y muertes, y tenemos a la bestia y su ojo de fuego a nuestro servicio".
Todos aclamaron la sabiduría de su jefe, y más le felicitaban quienes más le habían criticado y despreciado por su supuesta cobardía. Y hasta el más impaciente de la tribu aprendió que, a veces, la paciencia puede llegar a ser mucho más útil que la acción, aunque tengas que ser tan valiente que permitas que te traten como un cobarde.
Pedro Pablo Sacristán
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Según lo que el relato nos cuenta, ¿qué estuvo haciendo el joven Nerino todo el tiempo previo a atreverse a enfrentarse con la bestia?.
  • ¿Qué solemos hacer cuando nos hallamos ante un problema o una gran dificultad?, ¿qué pasos seguimos para resolverlo?. ¿Qué nos enseña el relato del "valiente jefe cobarde" al respecto?.
  • ¿Cómo hacer para enfocar las situaciones difíciles con más inteligencia, verdadera valentía y coraje?, ¿cómo practicar la verdadera paciencia?.
  • ¿Cuál va a ser tu compromiso de hoy para ser más paciente?, ¿qué vas a hacer en concreto para ejercitarla?.

jueves, 10 de julio de 2014

Persona proactiva

La persona con iniciativa/proactiva a menudo se adelanta a los demás a la hora de actuar. No sólo “piensa” o “dice”, sino que “se pone en marcha”. Y no sólo concreta decisiones, sino que busca nuevas oportunidades o soluciones a los problemas antes de que ocurran. Y algo muy importante: Si no encuentra oportunidades, las crea por sí mismo.
La persona proactiva no tiene miedo a fracasar en su intento. Asume riesgos, y si falla, utiliza sus errores como aprendizaje para idear nuevos retos y caminos para alcanzarlos.
 Los comportamientos que definen el grado más alto de competencia de la iniciativa/proactividad son, entre otros, los siguientes, según Martha Alles:
1.- Posee una visión a largo plazo que le permite anticiparse a los cambios externos e internos, y prever alternativas de acción.
2.- Actúa preventivamente, para crear oportunidades o evitar problemas potenciales, no evidentes para los demás.
3.- Analiza las situaciones en profundidad, y elabora planes de contingencia.
4.- Promueve la participación y la generación de ideas innovadoras y creativas entre otras personas de su entorno.
5.- Capacita y prepara a otra gente para responder rápidamente a las situaciones inesperadas o de cambio.
6.- Da ejemplo con su actitud, y es el referente para todos en cuanto a tomar iniciativas para la mejora y la eficiencia.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Te parece importante desarrollar la proactividad/iniciativa en las personas?, ¿para qué?.
  • ¿Qué destacarías del texto anterior?, ¿con qué ideas te quedas especialmente y por qué?.
  • En tu caso ¿qué ves necesario llevar a cabo contigo mismo y con tus hijos -si los tienes- para desarrollar la libre iniciativa, la proactividad?.
  • ¿A qué te comprometes hoy para dar algunos pasos en esa dirección?.

martes, 8 de julio de 2014

Y sobre todo

Ten un poco de amor para las cosas:
para el musgo que calma tu fatiga,
para Ia fuente que tu sed mitiga,
para las piedras y para las rosas.
 
En todo encontrarás una belleza
virginal y un placer desconocido...
Rima tu corazón con el latido
del corazón de la Naturaleza.
 
Recibe como un santo sacramento
el perfume y la luz que te da el viento...
¡Quién sabe si su amor en él te envía
 
aquella que la vida ha transformado!.
¡Y sé humilde, y recuerda que algún día
te ha de cubrir la tierra que has pisado!.

  

Francisco Villaescusa
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué ecos ha producido en ti este soneto de Francisco Villaescusa?.
  • ¿Por qué y para qué crees que el autor nos invita al final a desarrollar especialmente la cualidad de la humildad?.
  • ¿Qué diferencias hay entre "relacionarnos con la naturaleza con humildad" a "convivir con ella sin el valor de la humildad"?, ¿qué frutos traerán una y otra maneras de estar?.
  • ¿A qué te vas a comprometer hoy de manera que puedas decir al final del día que "hoy cultivaste la humildad"?.

domingo, 6 de julio de 2014

Fraternidad, bien común y economía civil

La fraternidad hace posible tratar a quienes tienen los mismos derechos fundamentales (todos son hijos de los padres) de forma distinta, para que cada cual desarrolle los dones que le son propios. Así, no todos han de seguir el mismo camino, no todos han de tener los mismos bienes, no todos han de llevar a cabo las mismas tareas. Las relaciones se rigen (por lo menos a menudo) por el principio de reciprocidad: uno da algo a otro esperando, pero sin derecho a exigir, algo a cambio. Este es un principio que rige muchas relaciones humanas (y que debería extenderse a otras).
El ejercicio de la fraternidad se da de forma natural, claro está, en la familia. Uno de los frutos de la convivencia familiar, el más importante para lo que nos ocupa, es la introducción al bien común. Hay cosas que se hacen por el bien de la familia, por el logro de la armonía familiar; ese bien de la familia no es ni privativo de cada uno, ni de todos en general: es el bien de todos en tanto que forman una unidad. Es la versión más tangible, accesible a todos, la analogía del bien común, ese concepto de tan difícil definición.
El concepto de bien común es precisamente lo que diferencia la economía civil de otras variedades de la economía de mercado y, en particular, de la variedad que llamamos capitalismo.
La economía civil (creación de los franciscanos italianos de los siglos XIII al XV, continuada en parte por la Escuela de Salamanca de los ss. XVI y XVII) es una economía de mercado, que se rige por principios parecidos: división del trabajo, acumulación, libertad de empresa, regulación de la competencia; pero orientada, no a la maximización del beneficio individual, sino al bien común.
Esta distinta orientación tiene, naturalmente, consecuencias prácticas. La más llamativa es quizá la que trata del futuro del trabajo:
Se extiende el temor, no carente de fundamento, de ver desaparecer muchos trabajos hoy al alcance de todos, y de terminar con una sociedad polarizada. Esta posibilidad se debe a la operación del principio de maximización del beneficio individual, del que se deriva una división del trabajo basada en la maximización de la productividad: la que recoge Adam Smith en su célebre ejemplo de la fábrica de alfileres.
Para los pensadores de la economía civil, por el contrario, la división procede de un principio: que el trabajo es parte integral de la condición humana, de modo que la existencia de oportunidades de trabajar es un elemento del bien común, y que cada hombre necesita trabajar no sólo para ganar su sustento. De ahí se deriva que, como todos los hombres son distintos entre sí, las tareas han de estar organizadas de tal modo que cada uno tenga algo que hacer que se ajuste a sus aptitudes e inclinaciones. La división del trabajo es, pues, un principio que tiene manifestaciones distintas según sea el principio ordenador de la sociedad de que se trate.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué conclusiones obtienes de la lectura de este texto?. ¿Son aplicables a tu experiencia cotidiana?, ¿en qué y cómo aplicarlas?.
  • Según el texto ¿en qué ámbito aprendemos el valor de la fraternidad y del bien común?. ¿Cómo estamos educando a nuestros hijos en relación con estos dos conceptos?.
  • ¿Crees que hoy nos educan para desarrollar nuestras capacidades... o más bien educan nuestras capacidades para que funcionemos mejor en el "mercado laboral"?. ¿Qué podemos hacer al respecto?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para expresar en tus hechos, o en alguno de ellos, la fraternidad humana a la que nos llama este artículo?.

viernes, 4 de julio de 2014

Fuerza y fortaleza

La fortaleza, es la fuerza que tenemos dentro para caminar, aún después de haber caído.
Fortaleza, es renovar nuestra confianza interna sin importar lo que hemos vivido, los fracasos que hemos tenido o las decepciones que hemos sentido.
No es igual la fuerza a la fortaleza, porque la fuerza es lo que sentimos cuando empezamos algo nuevo, es la adrenalina de empezar a correr en busca de nuestros sueños.
Por su parte, la fortaleza es haber caído en el camino y haber sido capaces de volver a levantarnos para correr.
Fortaleza es la que tiene una madre para abrazar a su hijo y anhelar que esté bien, aún cuando siente el dolor que se vaya de su lado.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Según el texto ¿qué diferencias esenciales, pues, hay entre fuerza y fortaleza?.
  • ¿Puede decirse que son complementarias y que ambas son importantes para conseguir unos objetivos?, ¿por qué?.
  • ¿Cómo adquirir fortaleza?, ¿cómo desarrollarla y hacerla crecer?.
  • ¿Qué vas a hacer hoy para aumentar tu fortaleza?.