domingo, 30 de septiembre de 2012

Baobab


Cuenta la leyenda que una liebre fue paseando por un bosque africano hasta tumbarse a la sombra de un baobab. Sorprendida, le dijo al árbol:
- "No hay sombra más refrescante que la tuya".
El baobab, lleno de orgullo, movió sus hojas para propiciarle una brisa aún mayor.
"Pero", continuó la liebre, "apuesto a que el zumo de tus frutos es tibio y amargo". Contrariado, el baobab hizo caer una de sus frutas.
"¡Oh!. ¡En realidad es muy refrescante y sabroso!", reconoció la libre. "Pero apuesto a que el corazón de tu tronco es seco y estéril", añadió desafiante. 
El baobab se ofendió aún más, y para demostrarle que se equivocaba una vez más, se retorció y abrió su tronco de par en par. Cuando la liebre se metió en él, descubrió que estaba lleno de un enorme tesoro: las frutas y otros alimentos más deliciosas que la liebre imaginó jamás, en ingentes cantidades. Loca de alegría, dió gracias al baobab, cogió lo que pudo y se puso a correr emocionada pegando enormes brincos y contando a todos los animales el motivo de su entusiasmo.
Se topó finalmente con un hiena que le interrogó sobre su hallazgo. La liebre, de corazón sincero y confiado, le detalló paso por paso cómo había encontrado el tesoro, y la hiena vio así su oportunidad de hacerse rica. Emprendió el camino hacia el baobab mágico, y cuando lo encontró repitió todo el proceso:
"Qué sombra más fresca, pero apuesto a que tu fruto es tibio, y el corazón de tu tronco seco...".
El árbol reaccionó de igual manera: movió sus hojas para proporcionarle una brisa agradable, desprendió un fruto para que lo probara y, finalmente abrió su corazón. 
La hiena, fuera de control, enferma de avaricia, arrebató con violencia todo lo que el baobab llevaba dentro, lastimándole y dejándolo vacío y dolido. Desde entonces, los baobab ya no se abren a nadie ni dejan que los animales descubran los tesoros que esconde su poderoso tronco.
Las personas somos como los baobabs: nuestro corazón alberga infinidad de tesoros, que ofrecemos al resto con generosidad. Entonces, cuando dejamos de abrirnos y dar lo que llevamos dentro, ¿de qué hiena nos estamos acordando?.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué actitudes destacarías de cada uno de los personajes de esta historia?. ¿Qué diferencias hay entre la liebre y la hiena?.
  • ¿Te consideras una persona altruista?. Si acaso hoy te cuesta mostrarte así ¿a qué se ha debido?, ¿qué sería necesario para que pudieras atreverte a prescindir de todas tus corazas?.
  • ¿Se dan las condiciones necesarias en este grupo para que todos podamos crecer en altruismo de unos con otros sin temor a ser heridos?. ¿Qué haría falta para mejorar esas condiciones?.
  • ¿A qué te comprometes, hoy y aquí, tú misma para facilitar la existencia de esas condiciones?.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Recibe servicio

video

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:

  • El personaje central de este vídeo experimenta un radical cambio en sus actitudes ¿a qué es debido?. ¿Qué consecuencias se pueden suponer de las actitudes iniciales y también de las que adopta en la segunda parte?.
  • ¿Qué nos ocurre cuando sólo vemos la realidad desde nuestra posición y no hacemos el ejercicio de tratar de verla desde otras perspectivas?.
  • ¿Para qué, pues, la empatía, para qué nos sirve acoger al otro y tratar de ver la realidad también desde su perspectiva, caminar con sus cholas?.
  • ¿Qué podrías hacer hoy de manera que al final de la  jornada puedas decir que "hoy diste un paso más en aprender a ponerte en el lugar del otro"?.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

El águila


El águila es el ave de mayor longevidad. Llega a vivir 70 años. Pero para llegar a esa edad, a los 40 años, deberá tomar una seria y difícil decisión.
A los 40 años sus uñas no son apretadas y flexibles y no consigue agarrar las presas de las cuales se alimenta.  Su pico, largo y puntiagudo, se curva apuntando contra su pecho.  Sus alas  están envejecidas y pesadas, y sus plumas gruesas no son flexibles. Volar se hace ya muy difícil.
Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir o  enfrentar su doloroso proceso de renovación, que durará 150 días.
Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, donde no tenga la necesidad de volar.
Ya afincada en ese lugar, el águila comienza a golpear su pico  contra la roca hasta conseguir arrancarlo. Una vez arrancado, esperará el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, procederá a arrancar sus plumas viejas.
Después de cinco meses sale para el famoso “vuelo de renovación” que le dará 30 años más de vida.
En nuestra vida muchas veces tendremos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación.
Para continuar un vuelo de victoria, nos conviene desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que no nos hicieron bien alguno o bien actúan en el presente como lastre que dificulta nuestro caminar.
Solamente libres de todo aquello que impide o ralentiza nuestro vuelo podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre nos trae.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • Anota en una lista tus objetivos más valiosos; en otra lista, anotas aquellas cosas que ves que dificultan o impiden la consecución de tus metas. ¿Con cuál de las dos listas deseas quedarte?.
  • ¿Cómo realiza el águila su proceso de cambio y transformación?, ¿qué nos enseña con ello?.
  • ¿Qué sería necesario para ir desmontando cada uno de los lastres o pesos muertos que dificultan tu caminar por la vida?. ¿Podrías afrontar ese trabajo tú sola?, ¿necesitas ayuda?. ¿Qué puedes hacer tú y en qué podemos ayudarte los demás?.
  • ¿Cómo concretarías hoy y ahora mismo un compromiso que te lleve a renovarte como persona, como mujer y como madre (si acaso vives ya esa maravillosa experiencia)?.

lunes, 24 de septiembre de 2012

El papel arrugado


Mi carácter impulsivo, me hacía reventar en cólera a la menor provocación.
La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.
Un día un buen amigo, de mayor edad que yo, quien me vio dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso.  A continuación me dijo:
- “Estrújalo ".
Asombrado, obedecí e hice una bola  con el papel.
Luego prosiguió:
- Ahora déjalo como estaba antes.
Por supuesto que no pude dejarlo como estaba. Por más que traté, el papel quedó lleno de arrugas.
Entonces mi amigo me explicó:
- "El corazón de las personas es como ese papel. La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel.”
Aunque intentemos enmendar el error,  ya estará  “marcado”.
Vivimos a veces momentos de descontrol y sin pensar arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando pensamos en ello, nos arrepentimos.
Pero no podemos dar marcha atrás, no podemos borrar lo que quedó grabado.  Y lo más triste es que dejamos “arrugas” en muchos corazones. 
Desde hoy, sé más compresivo y más paciente.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Cómo definirías la "impulsividad"?, ¿cuándo ésta se hace más dañina que en otras ocasiones?. ¿Tienen alguna importancia los pensamientos y sentimientos que anidan en nosotros respecto de alguien en la impulsividad dañina?.
  • ¿Por qué solemos ser a veces tan impulsivos y damos rienda suelta a esas fuertes explosiones emocionales?, ¿qué pretendemos con ello y qué conseguimos realmente?.
  • ¿Observas en ti una evolución positiva en cuanto al control de ti misma, de tu impulsividad?, ¿cómo has ido consiguiendo ese avance?.
  • ¿Cómo podrías hacer hoy y aquí seguir creciendo tanto en un mayor dominio de tus impulsos como en comprensión hacia las impulsividades de los demás?.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Las cuatro estaciones


Había un hombre que tenía cuatro hijos. El buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan rápidamente; entonces los envió a cada uno por turnos a visitar un peral que estaba a una gran distancia.
El primer hijo fue en el Invierno, el segundo en Primavera, el tercero en Verano y el hijo más joven en el Otoño.
Cuando todos ellos habían ido y regresado; él los llamó y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.
El primer hijo mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.
El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.
El tercer hijo no estuvo de acuerdo, el dijo que estaba cargado de flores, que tenía aroma muy dulce y se veía muy hermoso, era la cosa más llena de gracia que jamás había visto.
El último de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno de ellos, el dijo que estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.
Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenían la razón, porque ellos sólo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol.
El les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol, o a una persona, por sólo ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida puede ser sólo medida al final, cuando todas las estaciones han pasado.

Si tú te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano, y la satisfacción del otoño.
No dejes que el dolor de una estación destruya la dicha del resto.
No juzgues la vida por sólo una estación difícil.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué juicios tienes de ti misma que te hacen sentirte mal o no a gusto contigo misma?, ¿qué hechos o situaciones te han llevado a tener ese concepto de ti?.
  • ¿En qué solemos basar las opiniones o juicios que tenemos de las personas?,¿nos parece justa esa forma de "encasillarles"?, ¿para qué juzgar, para qué encasillar, para qué esta actitud?.
  • ¿Resulta fácil cambiar de opinión respecto de alguien, incluso de nosotras mismas?, ¿qué es necesario para ello?. ¿Cómo desmontar los juicios respecto a ti misma y también respecto a otras personas?.
  • ¿Qué te propones llevar a la práctica hoy mismo, desde ahora, para darte libertad a ti misma y ofrecer a los demás también el beneficio de no ser juzgadas?.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Caminos de la vida

Cuando cortas una flor para ti, comienzas a perderla... porque marchitará en tus manos y no se hará semilla para otras primaveras.
Cuando aprisionas un pájaro para ti, comienzas a perderlo... porque ya no cantará para ti en el bosque ni criará otros pichones en su nido.
Cuando guardas tu dinero comienzas a perderlo... porque el dinero no vale por sí, sino por lo que con él se puede hacer.
Cuando no arriesgas tu libertad para tenerla, comienzas a perderla... porque la libertad que tienes se confirma cuando decides y eliges.
Cuando no dejas partir a tu hijo hacia la vida, comienzas a perderlo... porque nunca lo verás volver a ti, libre y maduro.
Recuerda siempre: No existe precio por la Libertad... pero sí una bellísima recompensa para quien la utiliza con grandeza de alma.
Quien ama libera con la seguridad de la vuelta espontánea al abrigo.
Aprende en el camino de la vida la paradójica lección de la experiencia: siempre ganas lo que dejas y pierdes lo que retienes.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué pensarías o cómo te sentirías si fueras tú la flor arrancada, el pájaro aprisionado,... el hijo retenido a la fuerza?; ¿somos capaces de ver la realidad desde la perspectiva del otro?, ¿para qué hacer el esfuerzo de ponernos en el lugar del otro?.
  • ¿Es para el otro la libertad de pensamiento, sentimiento y acción tan importante como para ti?, ¿qué actitudes, pues, nos conviene adoptar para vivir en y desde la libertad?. ¿Te consideras respetuosa con la libertad de los demás?.
  • ¿Te sientes libre en tus decisiones?, ¿te responsabilizas realmente de las decisiones que tomas libremente: es decir, asumes realmente sus consecuencias?.
  • ¿Qué puedes hacer hoy para crecer en una mayor libertad responsable y respetar también la libertad de los demás?.

martes, 18 de septiembre de 2012

La fresa, un rey y su jardín

Paseando un día un rey por su jardín descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.
Contrariado por esta situación fue indagando por sus causas y al preguntarle al roble éste le respondió:
- "Me quiero morir porque no puedo ser tan alto como el pino".
Yendo hacia el pino, lo vio caído y éste dijo:
- "Me muero porque no puedo dar uvas como la vid".
La vid se moría porque no podía florecer como la rosa y la rosa lloraba porque no podía ser alta y sólida como el roble.
En medio de tanto abatimiento y caminando lentamente y cabizbajo empezó a escuchar un pequeño cantar alegre y entusiasta; siguiendo su sonido descubrió una pequeña fresa que crecía pequeña y sencilla en un rinconcito del jardín. Llegado allí el rey le preguntó:
- "¿Cómo es que tú creces saludable y feliz en medio de este jardín mustio y sombrío?".
Repuso la fresa:
- "No lo sé. Quizás sea porque siempre supuse que, cuando me trajiste, querrías fresas. Si hubieras querido plantar aquí un geranio o un peral... lo hubieras hecho pero me pusiste a mí. En aquel instante me dije: 'Intentaré ser fresa de la mejor manera que pueda'".

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:

  • ¿De qué les sirvió al roble, el pino o la vid optar por la actitud que adoptaron?. ¿Para qué le sirvió a la fresa la decisión de aceptarse a sí misma tal y como era?, ¿qué efectos produjo en sí misma?.
  • ¿Qué opciones tenemos las personas ante las distintas realidades de la vida, ante nosotras mismas?. ¿Está reñido el interés por cambiar o mejorar con la aceptación de nosotras mismas?.
  • ¿Qué hay en nosotras que necesita ser aceptado para hallar la alegría de ser nosotras mismas y qué podemos cambiar para estar mejor sin dejar de ser nosotras mismas?. ¿Consideras que puedes dar mejores frutos siendo sencillamente "tú misma"?.
  • ¿Cómo puedes, hoy mismo y aquí, responder a la llamada de ser tú misma, ser auténtica y disfrutar de ello?.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Un nudo en la sábana


En una junta de padres de familia de cierta escuela, la Directora resaltaba el apoyo que los padres deben darle a los hijos. También pedía que se hicieran presentes el máximo de tiempo posible. Ella entendía que, aunque la mayoría de los padres de la comunidad fueran trabajadores, deberían encontrar un poco de tiempo para dedicar y entender a los niños.
Sin embargo, la directora se sorprendió cuando uno de los padres se levantó y explicó, en forma humilde, que “él no tenía tiempo de hablar con su hijo durante la semana”.
Cuando salía para trabajar era muy temprano y su hijo todavía estaba durmiendo. Cuando regresaba del trabajo era muy tarde y el niño ya no estaba despierto. Explicó, además, que tenía que trabajar de esa forma para proveer el sustento de la familia. Dijo también que el no tener tiempo para su hijo lo angustiaba mucho e intentaba redimirse yendo a besarlo todas las noches cuando llegaba a su casa y, para que su hijo supiera de su presencia, él hacía un nudo en la punta de la sábana.
Eso sucedía religiosamente todas las noches cuando iba a besarlo. Cuando el hijo despertaba y veía el nudo, sabía, a través de él, que su papá había estado allí y lo había besado. El nudo era el medio de comunicación entre ellos.
La directora se emocionó con aquella singular historia y se sorprendió aún más cuando constató que el hijo de ese padre, era uno de los mejores alumnos de la escuela.
El hecho nos hace reflexionar sobre las muchas formas en que las personas pueden hacerse presentes y comunicarse con otros. Aquél padre encontró su forma, que era simple pero eficiente. Y lo más importante es que su hijo percibía, a través del nudo afectivo, lo que su papá le estaba diciendo.
Algunas veces nos preocupamos tanto con la forma de decir las cosas que olvidamos lo principal que es la comunicación a través del sentimiento. Simples detalles como un beso y un nudo en la punta de una sábana, significaban, para aquél hijo, muchísimo más que regalos o disculpas vacías.
Es válido que nos preocupemos por las personas pero es más importante que ellas lo sepan, que puedan sentirlo. Para que exista la comunicación, es necesario que las personas "escuchen" el lenguaje de nuestro corazón, pues, en materia de afecto, los sentimientos siempre hablan más alto que las palabras. Es por ese motivo que un beso, revestido del más puro afecto, cura el dolor de cabeza, el raspón en la rodilla, el miedo a la oscuridad.
Las personas tal vez no entiendan el significado de muchas palabras, pero saben registrar un gesto de amor. Aún y cuando el gesto sea solamente un nudo. Un nudo lleno de afecto y cariño.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué te llama la atención de la actitud del padre?. ¿Qué hubieras hecho tú para solucionar el problema de la "falta de tiempo" para relacionarte con los hijos?.
  • ¿Por qué es tan importante el "sentir cariño, afecto, por los demás" como el "demostrárselo o hacérselo notar"?. ¿Para qué hacer saber lo que sentimos por las personas a las que queremos?.
  • ¿Echas en falta en el grupo algo más de espontaneidad a la hora de expresar esos afectos?; ¿qué sugieres al respecto?.
  • ¿A qué te comprometes, desde hoy y ahora, para ser más expresiva, demostrar tu afecto a quienes quieres?.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Clase práctica de Derecho

Una mañana, cuando nuestro nuevo profesor de "Introducción al Derecho" entró en la clase, lo primero que hizo fue preguntarle el nombre a un alumno que estaba sentado en la primera fila:
- “¿Cómo se llama?”.
- “Me llamo Juan, señor”.
- “¡Váyase de inmediato de mi clase y no quiero que vuelva nunca más!”, vociferó el desagradable profesor.
Juan estaba de lo más desconcertado. Cuando reaccionó, se levantó torpemente, recogió sus cosas y salió de la clase. Todos estábamos asustados e indignados,.. pero nadie dijo nada.
- “Está bien. ¡Ahora sí!.... Sigamos: ¿Para qué sirven las leyes?...”
Seguíamos asustados; pero, poco a poco, comenzamos a responder a sus preguntas:
-"Para que haya un orden en nuestra sociedad".
-"¡No!",. contestaba el profesor.
- "Para cumplirlas".
- "¡No!".
- "Para que la gente mala pague por sus actos".
- "¡¡No!! .. ¿¡Pero es que nadie sabrá responder esta pregunta!?"...
- "Para que haya justicia", dijo tímidamente una chica.
- "¡Ajá!.. ¡Por fin!... ¡Eso es!... 'Para que haya justicia'. Ahora bien,.. Y , ¿para qué sirve la justicia?".
Todos empezábamos a estar molestos por esa actitud tan grosera. Sin embargo, seguíamos respondiendo:
- "Para salvaguardar los derechos humanos".
- "Bien, ¿qué más?", decía el profesor.
- "Para discriminar lo que está bien de lo que está mal"...
- “¡Seguiiiiir!... “
- "Para premiar a quien hace el bien y castigar al que hace el mal ."
- “¡Mmmm!. Ok, todo eso no está mal; pero... respondan a esta pregunta: ¿Actué correctamente al expulsar de la clase a Juan?...”.
Todos nos quedamos callados, nadie respondía.
- “Quiero una respuesta decidida y, en lo posible, unánime”.
- “¡¡No!!”-dijimos todos a la vez.
- “¿Podría decirse que cometí una injusticia?”.
- “¡Sí!...”
- “Y, entonces, ¿¡por qué diantres nadie hizo nada al respecto!?;  ¿para qué queremos leyes y reglas si no disponemos de la valentía para llevarlas a la práctica?. Cada uno de ustedes tiene la obligación de actuar cuando presencia una injusticia. ¡Todos!. ¡No vuelvan a quedarse callados nunca más!.  Ahora, usted,-dijo mirándome fijamente,- vaya a buscar a Juan y que regrese”.
(Aquel día recibí la lección más práctica de mi clase de Introducción al Derecho).
Aportación de Juan Hernández Jover, Mallorca.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Por qué crees que el alumnado se quedó sin reacción cuando el profesor expulsó a Juan injustamente de clase?. ¿Cómo hubieras reaccionado tú?.
  • ¿Qué enseñanza quería transmitir este profesor a su grupo de alumnos?. ¿Qué es preferible: "saber excelentemente lo que hay que hacer y cómo" o "llevarlo a la práctica"?, ¿cuál de las dos justicias es mejor: la teórica o la práctica y por qué?.
  • ¿Conoces situacionees de injusticia que estamos permitiendo por miedo, por nuestras dudas o inseguridad?, ¿cómo resolver esas dudas, crecer en seguridad y decisión?, ¿para qué tomar partido, en la práctica, por la justicia?.
  • ¿Qué puedes hacer hoy para hacer crecer la justicia en ti misma y en tu alrededor, con los demás?, ¿cómo lo vas a hacer?.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Ubuntu

Un antropólogo que estudiaba los hábitos y costumbres de una tribu en África, que siempre estaba rodeado de niños de la tribu, decidió hacer algo divertido entre ellos; consiguieron una buena cantidad de caramelos en la ciudad y los pusieron a todos en una canasta decorada con cinta y otros adornos, y luego dejaron la canasta debajo de un árbol.
A continuación llamó a los niños y propuso un juego: que cuando él dijese "ahora", ellos deberían correr hasta aquel árbol y el primero que llegase a la canasta sería el ganador, y tendría derecho a comerse todos los caramelos él solo. Los niños fueron colocados en fila, esperando la señal acordada.
Cuando dijo "¡Ahora!", todos los niños se tomaron de las manos y salieron corriendo juntos hacia la canasta. Llegaron juntos, y comenzaron a dividir los caramelos, y sentados en el suelo, los comieron felices.
      El antropólogo fue a su encuentro y les preguntó sorprendido por qué habían ido todos juntos, si sólo uno pudo haber tenido toda la canasta.
Entonces, los niños respondieron:
- "¡¡¡UBUNTU!!! ¿Cómo uno de nosotros podría ser feliz si todos los otros estuviesen tristes?".
UBUNTU significa: "¡Yo soy porque nosotros somos!".
Aportación de Isabel Pipaón (Vitoria).

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué dos mentalidades muy claras se observan en esta historia?, ¿cuál de las dos demuestra ser más solidaria y por qué?.
  • Cada cual piense en el significado de UBUNTU y luego expongamos lo que entendemos y dialoguemos sobre ello; ¿qué implicaciones, qué consecuencias tiene el vivir esa frase?.
  • ¿Vivimos ese significado en nuestra sociedad?, ¿lo hacemos aquí entre nosotras?; ¿cómo darle contenido y animar a los demás a ilusionarse también con esa actitud?.
  • ¿Qué puedes hacer tú, hoy y aquí, para concretar las enseñanzas de este relato?.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Quien eres deja huella

Una maestra de Nueva York decidió honrar a cada uno de los alumnos que estaban a punto de graduarse en el colegio, hablándoles de la huella que cada uno de ellos había dejado.
Llamó a cada uno de los estudiantes al frente de la clase, uno por uno. Primero, les contó a cada uno  como habían hecho huella en la vida de ella, y en la de la clase.
Luego presentó a cada uno, con una cinta azul, impresa con letras doradas, en la cual se leía, “Quien soy deja huella.”
Al final, la maestra decidió hacer un proyecto de  clase, para ver el impacto que el reconocimiento tendría en una comunidad.
Les dio a cada uno, tres cintas azules más, y les pidió que fueran y extendieran esta  ceremonia de reconocimiento. Luego deberían seguir los resultados, ver quién premió a quién, e informar a la clase al cabo de una semana.
Uno de los alumnos, fue a ver a un joven ejecutivo de una industria cercana, y lo premió por ayudarle con la planificación de su carrera. Le dio una cinta azul, y la adhirió a su camisa.
Luego le dio las dos cintas extras y le dijo:
- “Estamos haciendo un proyecto en clase de... “reconocimiento”, y nos gustaría que usted encontrara a alguien a quien premiar, y le dé una cinta azul”.
Más tarde ese mismo día, el joven ejecutivo fue a ver a su jefe, quien tenía reputación de ser una persona amargada, y le dijo que él lo admiraba profundamente por ser un genio creativo.
El jefe pareció estar muy sorprendido. El joven ejecutivo le preguntó si aceptaría el regalo de la cinta azul, y darle permiso de ponerla en la camisa.
El jefe dijo:
- ”Bueno, ¡claro!”.
El joven ejecutivo tomó una de las cintas azules y la puso en la chaqueta del  jefe, sobre su corazón. Y le preguntó, ofreciéndole la última cinta:
 “¿Podría tomar esta cinta extra, y pasarla premiando a alguien más?. El estudiante que me dio estas cintas está  haciendo un proyecto de clase, y queremos continuar esta ceremonia de reconocimiento y ver cómo afecta a la gente”.
Esa noche, el jefe llegó a casa y se sentó con su hijo de 14 años, y le dijo:
- “Hoy me pasó algo increíble; estaba en mi oficina, y uno de mis empleados vino y me dijo que me admiraba, y me dio una cinta azul por ser un genio creativo. ¡Imagínate!. ¡El piensa que yo soy un genio creativo!. Luego me puso una cinta azul que dice, “Quien soy deja huella”. Me dio una cinta extra y me pidió que encontrara a alguien más a quien premiar. Cuando estaba conduciendo empecé a pensar a quién pudiera premiar con esta cinta, y pensé en ti. Quiero premiarte a ti. Mis días son muy agitados y cuando vengo a casa,… no te pongo mucha atención. Te grito por no tener buenas notas y por el desorden en tu habitación. De alguna forma, esta noche, sólo quería sentarme aquí y, bien, hacerte saber que tú me importas. Tú y tu madre sois las personas más importantes en mi vida. ¡Eres un gran muchacho, y te quiero!”.
El muchacho sorprendido empezó a sollozar y a llorar, no pudo parar. Todo su cuerpo temblaba. Miró a su padre y entre lágrimas dijo:
- “Papá, hace un rato me senté en mi habitación y escribí una carta para ti y mamá, explicando por qué me había quitado mi vida, y les pedía que me perdonaran. Me iba a suicidar esta noche después de que se durmieran. Yo pensé que  no les importaba. La carta está arriba. No creo que la vaya a necesitar después de todo esto”.
Su padre subió al segundo piso y encontró la carta, sincera y llena de angustia y dolor.
El jefe regresó al trabajo totalmente cambiado. Ya no estaba amargado, pero se aseguró de hacer saber a todos sus empleados que ellos hacen diferencia.
El joven ejecutivo ayudó a mucho otros jóvenes con la planificación de sus carreras; uno de ellos era el hijo del jefe, y nunca se olvidó de recordarles que ellos dejaban huella en su vida.
Por añadidura, el joven y sus compañeros de clase aprendieron una lección muy valiosa:
“Quien eres, deja huella”.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • El punto fuerte y dramático de esta historia lo pone el hijo de 14 años con su padre; ¿qué mar de fondo se ve claro en su diálogo?, ¿tiene semejanzas con alguna experiencia tuya?.
  • Coge lápiz y papel y nombra 3 defectos o bien malas actuaciones tuyas que hayas hecho alguna vez; cuando termines apunta el tiempo que tardaste en escribir esto. Luego menciona 3 cualidades tuyas o bien buenas acciones y anota después el tiempo que tardaste en concluir también esto. Compara los dos tiempos y piensa: ¿qué significa esa diferencia de tiempo?.
  • ¿Por qué solemos fijarnos tanto en lo que hacemos o hacen mal los demás?, ¿por qué nos cuesta tanto ver nuestras cualidades y nuestras obras bien hechas?. ¿Qué conclusiones sacamos: para con nosotras mismas y para con las demás personas?.
  • ¿Qué te propones llevar a la  práctica hoy para crecer en aprecio hacia ti misma y valorar también más y mejor a las personas con las que te relacionas a diario?.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Servir

Sirve el viento, la nube, la semilla y el surco...
y el agua siempre inquieta en su claro reir.
Y es que la naturaleza, tiene sólo un anhelo con que enjoya los mundos:
Servir...
Servir...
Servir.
¿Que hay alguien que critica?.
¿Y ese otro que destruye?.
¿O alguno que maldice?....
Sé tú el que construye,
sé tú el que aparta la piedra del camino.
El que alivia el rencor que los ojos enturbiaron.
El que siempre realiza los esfuerzos que -por duros- otros esquivaron.
Sé de aquéllos que dan, ¡que siempre dan!:
Ya un consuelo oportuno,
ya una frase cordial.
O el pan, claro y vital de tu alegría,
o el pan moreno y grato del trigal....
¡Qué tristeza tan honda la del mundo si en él ya no hubiera nada por hacer!.
Ni un rosal perfumado que plantar,
ni un niño que alegrar,
ni empresa que emprender...
El servir es faena de seres superiores
y tú en cada momento te debes repetir:
¿A quién servir ahora?,
¿qué puedo hacer por otro, para darle más ánimo, para verlo contento, y evitarle sufrir?.
Y así, serás de aquéllos que oyen la voz de Dios.
Esa voz de silencio que en la luz de cada día,
perfuma el orbe entero viniéndote a decir:
AQUÍ  ESTOY, HIJO MÍO APÓYATE EN MIS FUERZAS Y... ¡AYÚDAME A SERVIR!”.
Gabriela Mistral. Poetisa chilena. Premio Nobel de literatura.
CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Te gusta observar y contemplar la naturaleza?, ¿qué has aprendido de ella?, ¿qué crees que nos está enseñando a todos?.
  • Gabriela Mistral nos invita a SERVIR y lo hace por unos motivos; ¿para qué tomarnos eso en serio?, ¿qué frutos puede producir el servicio en uno mismo y en los demás?.
  • Si analizas tus actitudes, tus hechos de cada día, ¿qué hay en todo ello de servicio?, ¿qué abunda más: lo que recibes o lo que das?, ¿cómo crecer en un mayor y mejor servicio?.
  • ¿Qué compromiso te propones hoy para aumentar tu actitud de servicio para contigo misma y también para con el grupo?. Empieza pensando en aquellas personas que más lo necesiten.

jueves, 6 de septiembre de 2012

¡Sacúdete!


Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal lloró desconsoladamente durante horas, mientras el campesino trataba de sacarlo sin conseguirlo.
Al final el campesino decidió que como el animal ya era viejo, el pozo estaba seco y necesitaba ser tapado, que realmente no valía la pena sacar al burro. Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarlo. Todos tomaron una pala y empezaron a tirar tierra al pozo. El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró amargamente. Luego, para sorpresa de todos, se tranquilizó. Después de unas cuantas paladas de tierra, el campesino miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio:
A cada palada, el burro hacía algo increíble: Se sacudía la tierra y daba un paso hacia arriba. Mientras los vecinos seguían echando tierra encima del animal, él se sacudía y seguía dando pasos en su subida.
Pronto todo el mundo vio sorprendido como el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando.
La vida va a tirarte tierra, todo tipo de tierra... El truco para salir del pozo es sacudírtela y dar un paso hacia arriba. Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Qué actitudes descubres en cada uno de los personajes de este relato?, ¿hay cambios en esas actitudes en cada uno de ellos a lo largo de la historia?, ¿cuáles?.
  • ¿Qué solemos hacer cuando nos encontramos con problemas que nos parecen imposibles de resolver?, ¿qué actitudes adoptamos?.
  • ¿Qué necesitamos desarrollar en nosotros para que a ejemplo de este burro sepamos hallar en cada problema o dificultad una ocasión para crecer y superarnos?.
  • ¿Qué puedes hacer hoy para demostrar que también tú eres capaz de sobreponerte, sacar coraje y aprovechar tus actuales circunstancias para emprender una nueva etapa de tu vida más realizante para ti?, ¿cómo podemos ayudarte los demás en ello?.

martes, 4 de septiembre de 2012

Podemos hacer algo


La muerte libera al esclavo.
La muerte somete al Rey y al Papa.
Y paga a cada uno su salario.
Y devuelve al pobre lo que pierde.
Y toma del rico lo que desperdicia.
Hélinand de Froidmont, en ‘Los versos de la muerte’
Un solo planeta, dos mundos tan distantes...
La Tierra produce lo suficiente para todos. Sin embargo son tantos los que despiertan y adormecen con hambre...
Políticos de cualquier partido, conmemoran una victoria cualquiera, en una elección cualquiera...
¿Qué diferencia hay?. Inmersa en escándalos, fraudes y en su eterno teatro de vanidades, la política partidista se distancia cada vez más de aquéllos a quienes debería servir: el pueblo. Las "Bolsas de Valores", preocupadas por las alzas o las bajas: sólo pendientes por obtener lucros de sus rentables acciones. Es la fiesta de los ricos, cada vez más ricos...
Mientras tanto, en el otro extremo, otros en vano esperan cualquier resto, migaja o sobra que pueda atenuar el hambre... ¿Qué cruel abismo es éste que construimos?. Por un lado el consumo desenfrenado,  y de otro, nada para consumir... ¡Qué frágil es la vida, si la abandonan!.
Separados por el abismo,  dos mundos diferentes:
- A un lado, nuestro mundo, el de los privilegiados que ignoramos al  resto.
- A otro, el triste mundo de la gran mayoría de excluídos, olvidados, ignorados.
¡¡TÚ PUEDES HACER ALGO!!, por mínimo que te parezca.

CUESTIONES PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO:
  • ¿Es adecuado el análisis que hace el autor de este texto de la realidad social de nuestro mundo?. ¿Observas esto mismo en la realidad cercana de tu ciudad o barrio?, ¿qué signos de esa realidad destacarías?.
  • ¿Es solución, como algunos dicen "arrebatar a unos lo que poseen -o creen que poseen- para dárselo a otros"?, ¿de dónde y cómo tienen que salir esas soluciones?.
  • El texto habla de la "Bolsa de Valores", ¿existe otra "bolsa de valores" que no tenga nada que ver con el dinero ni el lucro de unos en perjuicio de otros?, ¿qué bolsa es ésa?.
  • ¿Qué valores necesitamos cultivar en nosotros para construir un mundo más justo?. ¿Qué estás dispuesta a hacer tú misma a partir de hoy para construir esos valores que no pueden comprarse con dinero ni cotizan en Bolsa?.